Raza de perro SABUESO BILLY


SABUESO BILLY

Billy

Descripción

El Billy es un sabueso de talla grande, fuerte, bien construido, ligero, musculoso y de líneas elegantes. Sus extremidades delanteras son más robustas que las traseras. Su cabeza es esbelta y delgada, con orejas de implantación más alta que otros sabuesos franceses, medianas y planas. La cola es larga, fuerte y ligeramente peluda. Su pelaje es corto, raso, duro al tacto y algo graso, de color blanco, blanco marfil o blanco con manchas naranja claro o limón.

  Origen e historia del SABUESO BILLY

El Sabueso Billy toma su nombre del Château de Billy en Poitou. Es una raza de sabueso creada a finales del Siglo XIX por Hublot Rivault, un cazador de Poitou que intentó recuperar los llamados “perros blancos del Rey” que formaban parte de las jaurías reales desde la época de Francisco I. Esta tarea la llevó a cabo a partir de 3 razas autóctonas hoy extintas: el céris, el larrye y el montaimboeuf. La actual raza de Billy procede casi en su integridad de unos pocos supervivientes a la Segunda Guerra Mundial y por este hecho tiene graves problemas genéticos que comprometen su supervivencia. Es una raza muy escasa fuera de su región y actualmente está reconocida por la FCI y las principales asociaciones cinológicas internacionales.

  Temperamento y comportamiento del SABUESO BILLY

El Sabueso Billy es un perro versátil usado tanto para la caza, como perro de compañía. Son perros de voz profunda, con una constitución fuerte, incansables que disfrutan con el trabajo. En familia son amables, obedientes, dóciles, de fácil adiestramiento y apegados a su amo. No tolera, por eso, la presencia de otros perros y sólo es apto para la caza en solitario con su maestro que debe ser experimentado. Conviene un adiestramiento a temprana edad enseñándole normas básicas de disciplina e inculcándoselas a través de ejercicios diarios. No es un perro apto para la vida urbana, prefiriendo la vida en el campo.

  Salud y cuidados del SABUESO BILLY

El Sabueso Billy es una raza de perro que debido a sus características zootécnicas tiene una corta esperanza de vida. Tiene propensión a que en sus orejas caídas se acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se acumula. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos, especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a sus cuidados es un perro fuerte, rústico y saludable que no precisa cuidados especiales más allá de las atenciones veterinarias típicas a todos los perros y un entrenamiento físico diario para mantener al perro en forma. Por último, el mantenimiento de su pelaje corto es sencillo y basta con un cepillado semanal.