Raza de perro SPANIEL TIBETANO


SPANIEL TIBETANO

Tibetan Spaniel

Descripción

El spaniel tibetano es un perro pequeño, activo y vigilante, de cuerpo alargado (algo más que su altura medida hasta la cruz), y de perfil equilibrado. Su cabeza es relativamente pequeña, con el cráneo ligeramente aovado y el hocico romo de longitud media acabado en nariz negra. Sus orejas son altas y caídas y su cola es plumosa curvada sobre el lomo. Su pelaje es de longitud media, no tan alargado como el del pekinés, de colores beige, rojo, negro, blanco o negro y canela y cualquiera de sus combinaciones.

  Origen e historia del SPANIEL TIBETANO

El spaniel Tibetano no es ni spaniel, ni quizá tibetano. Sus orígenes son hoy por hoy bastante inciertos. Es posible que su origen ancestral sea tibetano (o Chino) y que esté emparentado con el primitivo pekinés. Recientemente se empieza a considerar el hecho que estos perros pudieran incluso proceder de Corea donde al parecer están presentes desde al menos el Siglo VIII aunque puede que procedentes de China. En el Tíbet estos perros vivieron en monasterios budistas y eran conocidos en Lasha. Llegaron a occidente (Reino unido) en 1890 aunque su difusión fue muy posterior. En EEUU no llegaron hasta 1965 los dos primeros ejemplares procedentes del Tíbet. La raza fue reconocida por la FCI solo en 1987 y hoy por hoy siguen siendo todavía escasos.

  Temperamento y comportamiento del SPANIEL TIBETANO

El spaniel Tibetano ha sido desde siempre una raza de compañía y un buen guardián ruidoso. Hoy por hoy siguen siendo unas mascotas extrovertidas, divertidas e independientes. Son aptos para todo tipo de ambientes y se adaptan perfectamente a la vida en apartamentos. Le está bien cualquier tipo de familia pero detesta que le dejen tiempo solo. Necesitan y aprecian las salidas, el juego y la actividad de calidad, sobre todo salir al campo y al aire libre. En familia son compañeros determinados, independientes, cariñosos, inteligentes, apegados, equilibrados, obedientes y alegres que disfrutan de la compañía de las personas y en especial de los niños. Pueden convivir fácilmente con otras mascotas aunque con perros desconocidos pueden mostrarse desafiantes. Pueden ser además bastante ladradores, algo testarudos, territoriales y desconfiados con los extraños por lo que conviene un temprano adiestramiento y socialización firmes para impartirles normas de obediencia y llevar a cabo su correcta socialización. Por último, si se aburre, permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y bastante ladrador.

  Salud y cuidados del SPANIEL TIBETANO

El spaniel Tibetano es una raza fuerte que no suele presentar problemas de salud más allá de los comunes a todos los perros. No es tan popular como otros perros de compañía, razón por la que goza de buenas características zootécnicas aunque son recurrentes en esta raza problemas de atrofia progresiva de retina y luxación de rótula o codo. Tampoco está de más dedicar tiempo a la limpieza y control regular de orejas, dientes, encías y ojos con el fin de prevenir hongos e infecciones.

Respecto a su cuidado no precisa demasiadas atenciones además de aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y algo de ocupación regular controlando, de paso, que el perro no tienda al sobrepeso. Por otro lado, cuando realice actividades en el campo es conveniente inspeccionarle la piel y pelos a fin de controlar eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos, con especial atención a las garrapatas. Por último, su pelaje necesita un acicalamiento regular, debiéndose cepillar cada dos o tres días. Igualmente es preferible que se le bañe cada mes o dos meses para mantener su pelaje lustroso y no dañar en exceso la piel.