Raza de perro PASTOR POLACO DE PODHALE


PASTOR POLACO DE PODHALE

Polski Owczarek Podhalanski

Descripción

También conocido como perro pastor polaco del Tatra, el pastor polaco de Podhale es un perro de proporciones muy grandes, y constitución fuerte aunque con una gran movilidad. Su cabeza es proporcionada y ligeramente delgada y está sostenida por un cuello musculoso sin papada. Sus orejas de impantación media tienen una longitud mediana y son gruesas y de forma triangular. Su cola de implantación baja alcanza el corvejón. Su pelaje en cabeza y hocico es más corto que en el resto del cuerpo donde es grueso y espeso. El color del manto es blanco sólido en ocasiones con manchas crema.

  Origen e historia del PASTOR POLACO DE PODHALE

El pastor polaco del Tatra o pastor polaco de Podhale es un perro idéntico al tchuvatch eslovaco o Tatra-Tschuwatsch y también puede estar emparentado con el Kuvasz húngaro. Las tres razas tienen, pues, orígenes comunes, seguramente descendientes de molosos (quizá perros tipo dogo del Tíbet) llegados con las invasiones mongolas del Siglo XIII que asolaron esta zona de Europa centro-oriental. Desde la Edad Media existen perros blancos ocupados en tareas de vigilancia del ganado ovino, vacuno y guarda de propiedades en las montañas del Tatra. Su población fue diezmada en la Segunda Guerra Mundial aunque hoy por hoy es una raza relativamente numerosa y su popularidad se ha disparado desde finales de la década de 1990, sobre todo en Polonia, pero también en otros lugares de Europa y Norteamérica.

  Temperamento y comportamiento del PASTOR POLACO DE PODHALE

El pastor polaco del Tatra o pastor polaco de Podhale es un típico perro de trabajo principalmente guardián de rebaños, asistente de caza y rastreador y hasta perro de tiro de carros y trineos. Actualmente es usado también como mascota. Por sus características requiere actividad regular y necesita ejercicio, paseos, actividad, ocupación, correr y jugar. Son aptos para entornos rurales y espacios amplios, pero se adaptan a la vida urbana dado que es poco exigente. Como perro de trabajo suele estar siempre alerta, posee una gran iniciativa, es observador, infatigable, valiente, demostrando su bravura ante animales salvajes y es resistente a las inclemencias del tiempo. En familia disfrutan de la compañía de las personas, son tranquilos, independientes, cariñosos, fieles, protectores y algo juguetones y pacientes, hasta cierto punto, con los niños. Por el contrario, son algo ruidosos y desconfiados con los extraños. Por sus características e imponencia pueden ser problemáticos con otros perros y personas y se les debe educar con un adiestramiento del tipo refuerzo positivo desde muy pequeño, con firmeza para impartirle normas de obediencia y socializarlos correctamente. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos o solos pueden llegar a volverse muy destructivos, compulsivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del PASTOR POLACO DE PODHALE

El pastor polaco del Tatra o pastor polaco de Podhale es una raza rústica y bastante sana que no presenta problemas destacados de salud aunque los ejemplares con el pelo descuidado pueden llegar a sufrir enfermedades de piel. En menor medida esta raza sufre ciertos casos de displasia de cadera. Asimismo conviene revisarle sus orejas para prevenir infecciones y hongos, así como los ojos. En el caso de ser un perro de trabajo, o que realice muchas actividades en el campo, es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo las relativas a su largo pelaje y aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación constante. Respecto al mantenimiento de su pelaje, éste requiere un cierto compromiso. Su pelo se ensucia con facilidad. Asimismo, se le debe cepillar regularmente con peine de crin para retirarle los pelos muertos y evitar que se le anuden o enreden. Además conviene controlarle especialmente las pulgas y parásitos. Por el tipo de pelaje no requiere baños regulares ya que tarda un día en secarse y basta con que se haga muy de vez en cuando, por ejemplo, cada año o por cuestiones médicas.