Raza de perro LEONBERGER


LEONBERGER

Leonberger

Descripción

El leonberger es un perro muy grande, hermoso, fuerte, musculoso y a la vez elegante, con un temperamento muy vivaz. Tiene una estructura corporal armónica y mucho aplomo, siendo el macho especialmente poderoso y robusto, mucho mayor que la hembra. Su cabeza es profunda y algo alargada. Las orejas le cuelgan a los lados y son de tamaño medio, muy carnosas. La cola es larga y muy peluda. Presenta una característica melena de león en cuello y pecho y sus pies son redondeados de dedos palmeados. El pelaje es duro, liso y suele estar pegado. El color de éste puede variar entre el amarillo leonado, rojo, pardos y arenas con máscara negra.

  Origen e historia del LEONBERGER

El Leonberger es una raza creada en la década de 1840 por Heinrich Essig, cabildo de Leonberg, Baden-Württemberg, Alemania. La raza se creó a partir del cruce de un Terranovas y un San Bernardo. A sus camadas se les agregó el mestizaje con el perro de montaña de los Pirineos. El objetivo de Essig era obtener un perro emblemático de Leonberg parecido además a un león. La raza estaba conformada en 1846. A finales del siglo XIX el Leonberger era considerado un perro rural propio de labradores apto como guardián y perro de tracción. Tras las dos guerras mundiales la raza estuvo al borde de la extinción. Su recuperación se produjo a partir de una pequeña base genética no exenta de ciertos problemas de salud. En la actualidad el Leonberger es preferentemente un perro de familia con amplia difusión en Norteamérica, Alemania, Francia, Austria y Polonia, entre otros países.

  Temperamento y comportamiento del LEONBERGER

El Leonberger es una raza destinada a perro de familia y de vigilancia. Son adaptables a la vida urbana y la convivencia en entornos urbanos y apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione suficiente actividad. Su temperamento es bondadoso, fiel, alerta y algo perezoso por lo que a veces hay que animarles a hacer cosas. En familia son bonachones, obedientes, mansos, fieles, equilibrados, tranquilos y afectuosos. Además, es muy amistoso con los niños y no es tímido ni agresivo. A pesar de su mansedumbre necesita un adiestramiento y socialización cuidadosos y a edad temprana; con firmeza, refuerzo positivo y cariño para poder tener un compañero fiable. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y ladrador.

  Salud y cuidados del LEONBERGER

El Leonberger es una raza fuerte y sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito aunque no está exento de las típicas afecciones de las razas gigantes como la displasia de cadera, de codo, rótula y la torsión de estómago, entre otras. Esta raza es además propensa a dos enfermedades endocrinas: la hipoactividad de la glándula tiroides y la hipoactividad de la glándula adrenal. Conviene, además, revisarle sus orejas regularmente para prevenir infecciones y hongos debido a la humedad que allí se acumula. Además, por sus características conviene tener limpias boca y ojos. En el caso de ser un perro de trabajo, o bien que realice muchas actividades en el campo, es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues tienden al sobrepeso. Por último, respecto al mantenimiento de su tupido pelaje es necesario que se le practique un cepillado regular (diario en época de muda) para retirar los pelos muertos, evitar enredos y mantenerlo sano y en buen aspecto.