Raza de perro PASTOR DE BRIE


PASTOR DE BRIE

Berger de Brie

Descripción

El pastor de Brie, o briard, es un perro rústico, flexible, grande, musculoso y de buena osamenta. Tiene una cabeza larga, hocico cuadrado, trufa negra y unas orejas separadas y cubiertas por pelo largo. La cola es de implantación baja, peluda y tiene forma de hoz en la punta. El pelaje es algo ondulado, muy seco, largo, con textura de pelo de cabra y con una ligera capa interna, mucho más fina. El color del manto debe ser uniforme de tonos negro, leonado o leonado con una capa de color negro más tenue, por lo general con máscara gris o de un tono azulado.

  Origen e historia del PASTOR DE BRIE

El pastor de Brie es una raza antigua con antepasados que incluyen, posiblemente, al Pastor de Beauce y el barbet como afirmó en 1888, Pierre Mégnin, un veterinario militar. Pese a tomar su nombre de la región de Brie, su distribución era más amplia a mitad del Siglo XIX y era usado como pastor y guardián, ganando bastante popularidad, más que su pariente el también de Brie pastor de Beauce, por su fácil adiestramiento. Tanto es así que el ejército francés lo usó en tareas de mensajería en la primera Guerra Mundial. Como su nombre indica, tanto el Pastor de Brie como el de Beauce se utilizaban para conducir y guardar el ganado. En 1896 se redactó el primer estándar separado de las dos razas de Brie. Hoy por hoy los criadores los seleccionan para que sea un perro de compañía y es conocido en EEUU y otros países.

  Temperamento y comportamiento del PASTOR DE BRIE

El pastor de Brie es un pastor típico cuya principal actividad ha sido, tradicionalmente, la de guiar y proteger los rebaños y guardar las fincas. Recientemente se ha convertido en una popular mascota. Por sus características requiere actividad intensa y necesita ejercicio, paseos, actividad, ocupación, correr y jugar. Ama las excursiones en la naturaleza y son aptos para entornos rurales y espacios amplios aunque se adaptan bien a la vida urbana. Como perro de trabajo suele estar siempre alerta, es eficaz con animales mucho más grandes que él, es testarudo, infatigable, valiente, demostrando su bravura ante animales salvajes y es resistente a las inclemencias del tiempo. Además, es relativamente fácil de adiestrar y de hecho en la Primera Guerra Mundial sirvió de mensajero en el ejército francés. En familia son compañeros excelentes, afables, afectuosos, activos, alegres, fieles y aman el contacto estrecho con los niños. Son, eso sí, cautelosos con los extraños. Por sus características pueden ser problemáticos con otros perros. Pese a su docilidad se les debe educar con un adiestramiento del tipo refuerzo positivo desde pequeños, con firmeza para impartirle normas de obediencia (le gusta poner a prueba a sus amos) y socializarlo correctamente si va a ser destinado a mascota familiar. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos o solos pueden llegar a volverse muy destructivos, compulsivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del PASTOR DE BRIE

El pastor de Brie es una raza rústica y bastante sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito salvo el hecho que son propensos a la torsión de estómago y displasia de cadera. Asimismo conviene revisarle sus orejas para prevenir infecciones y hongos, así como los ojos. En el caso de ser un perro de trabajo, o bien realice muchas actividades en el campo, es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación constante. Por último, el mantenimiento de su pelaje requiere bastante atención, desde un cepillado regular con peine de crin para retirar los pelos muertos y evitar enredos, a recortarse estacionalmente. Asimismo conviene controlarle las pulgas. Igualmente necesita ser bañado regularmente.