Raza de perro CIMARRÓN URUGUAYO


CIMARRÓN URUGUAYO

Cimarrón Uruguayo

Descripción

El Cimarrón uruguayo es un perro de talla grande, de tipo molosoide, fuerte y musculoso, compacto, con buena osamenta y una gran agilidad. De su cabeza destaca su potente hocico medianamente ancho. Sus orejas son de tamaño medio, triangulares y caídas a cada lado de las mejillas. Su cola es gruesa y de implantación media. Su pelaje es corto, liso y pegado, con una capa interna más fina. El color característico es atigrado , amarillento o amarillento carbonado, con o sin máscara. Pueden existir manchas blancas en cuello, pecho, vientre y parte baja de las extremidades.

  Origen e historia del CIMARRÓN URUGUAYO

El Cimarrón uruguayo tiene un origen incierto. Desciende de los perros introducidos por los conquistadores españoles y portugueses, en especial el Mastín español y tal vez del Perro de Castro Laboreiro. Del cruce de estos perros sin pedigrí y gracias a una selección natural donde solo sobrevivían los más aptos, astutos y fuertes se conformó una raza propia de perro cimarrón que tenía el valor añadido de ser un gran trabajador en la protección y conducción del ganado y como guardián de granja y cazador. Esta versatilidad lo convirtió en un perro popular en Uruguay.

Su multiplicidad de orígenes característica ha sido controvertida para que los distintos registros, aceptaran al Cimarrón uruguayo como raza pura. En 1989 fue reconocido en Uruguay y en 2006 por la FCI, en forma provisional, aunque hoy por hoy plenamente.

  Temperamento y comportamiento del CIMARRÓN URUGUAYO

El Cimarrón uruguayo es un típico pastor molosoide empleado en tareas de guardia, guía y protección del ganado bovino frente a ladrones y depredadores, así como en la caza mayor y como guardián de fincas. Hoy en día es también usado, aunque menos, como mascota. Requiere cierta actividad y necesita ejercicio, paseos, ocupación y juego. Son aptos para entornos rurales y espacios amplios y menos para entornos urbanos aunque pueden adaptarse a todo tipo de viviendas siempre que se le proporcione actividad y posibilidad de salidas de calidad.

En familia los Cimarrones uruguayos son equilibrados, obedientes, inteligentes, fieles, independientes, tranquilos, pacíficos, afectuosos y pacientes con los niños a quienes hay que enseñarles a convivir con un perro de esta envergadura. Suele estar alerta con los extraños y con otros perros puede comportarse de una manera dominante. Por sus características de gran perro necesita de una mano experta y un adiestramiento y socialización cuidadosos y a edad temprana; con firmeza, refuerzo positivo y cariño puede convertirse en un compañero fiable y manso.

Por último, si el Cimarrón uruguayo se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y agresivo.

  Salud y cuidados del CIMARRÓN URUGUAYO

El Cimarrón uruguayo es una raza fuerte y sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito aunque no está exento de las típicas afecciones de las razas gigantes como la displasia de cadera, de codo, rótula y la torsión de estómago, entre otras. Conviene, además, revisarle sus orejas regularmente, para prevenir infecciones y hongos debido a la humedad que allí se acumula, así como limpiarle diariamente los ojos y boca.

En el caso de ser un perro de trabajo o que realice muchas actividades en el campo es conveniente que se le practique al Cimarrón uruguayo una inspección periódica del pelaje, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación regular.

Por último, respecto al mantenimiento de su pelaje es necesario que al Cimarrón uruguayo se le practique un cepillado regular para retirar los pelos muertos y mantenerlo sano y en buen aspecto.