Raza de perro TERRIER DE SKYE


TERRIER DE SKYE

Skye Terrier

Descripción

El Terrier de Skye es un perro de talla pequeña, cuerpo alargado (siendo su longitud del doble de su talla), robusto y de constitución fuerte. Su cabeza es larga y maciza con los maxilares fuertes. Sus orejas pueden ser erguidas o colgantes, siempre de tamaño grande y bien cubiertas de pelos. Su cola está igualmente bien cubierta de pelos. Su pelaje es de doble capa, siendo la superior larga y sedosa y la interna corta, tupida, suave y lanosa. El color del manto puede ser negro, gris, leonado o crema, todos con marcas negras. Asimismo puede tener una pequeña marca blanca en el pecho.

  Origen e historia del TERRIER DE SKYE

El Terrier de Skye es una raza escocesa muy antigua típica de Skye y de las Hébridas interiores. En el Siglo XVII eran ya populares entre la aristocracia escocesa e inglesa como cazadores de nutrias, comadrejas y tejones. Su lema podría ser “Leal hasta el fin” como demostró Greyfriars Bobby, un Skye de Edimburgo que en 1858 realizó una vigilia en el sepulcro de su amo en el cementerio de Greyfriars hasta su muerte. Como la de otros terriers, su fama declinó a partir de la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día existe preocupación por su supervivencia pues en 2012 sólo se registraron 44 cachorros en Reino Unido y está incluida en la lista de Razas nativas vulnerables3 del Kennel Club del Reino Unido.

  Temperamento y comportamiento del TERRIER DE SKYE

El Terrier de Skye fue una raza que tradicionalmente se empleó como perro de trabajo y de caza para pequeñas presas (nutrias, comadrejas, etc.), bajo tierra o en el agua, a las que perseguía hasta su madriguera, además de ser un buen controlador de ratas y ratones en el patio del establo. Hoy en día es un perro de compañía robusto, enérgico, inteligente y fiel a un solo amo. Son sobre todo aptos para la vida rural aunque se adaptan a la vida urbana y pueden vivir en un apartamento de tamaño medio siempre que se le proporcione salidas, juego y actividad de calidad. Adoran la vida libre, el campo y las excursiones y eso les hace especialmente aptos para personas activas.

En familia los Terrier de Skye son compañeros equilibrados, obedientes, muy fieles, tranquilos, reservados, afectuosos, juguetones y eficaces guardianes de su casa (siempre alertas). No es la mascota más idónea para los niños pues tiende a morder si se le provoca y tiene poca paciencia. Pueden quizá llegar a convivir con otras mascotas (siempre que no sean ratones) o perros. Necesitan un adiestramiento y socialización firmes y cuidadosos, desde edad temprana, para impartirles normas de obediencia y llevar a cabo su correcta socialización. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo, o solo, puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y bastante ladrador.

  Salud y cuidados del TERRIER DE SKYE

El Terrier de Skye es una raza fuerte y sana que presenta algunos problemas de salud propios de la raza, además de los comunes a todos los perros, como la enfermedad degenerativa del disco (típica de perros de patas cortas) y el cáncer de mama, causa principal de muerte en la raza, junto al hemangiosarcoma.

Respecto a su cuidado no precisa demasiadas atenciones además de aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues si lleva una vida sedentaria puede tender al sobrepeso. Por otro lado, cuando realice actividades en el campo es conveniente inspeccionarle la piel y pelos a fin de controlar eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos, en especial las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras. Tampoco está de más dedicar tiempo a la limpieza regular de orejas, dientes y ojos con el fin de prevenir hongos e infecciones. Por último, para al mantenimiento de su pelaje se requiere un cepillado regular (diario) con peine de cerdas. Igualmente es preferible que se le bañe cada cierto tiempo para mantener su pelaje lustroso.