Raza de perro PULI


PULI

Puli

Descripción

El Puli es un perro delgado pero musculoso de tamaño mediano con una estructura compacta, construcción cuadrada y osamenta relativamente fuerte. Su cabeza es redondeada, con unas orejas medianas y caídas. Su cola está normalmente curvada sobre el lomo que al estar profusamente cubierta de pelo da la apariencia a la línea superior de estar elevada levemente hacia el posterior. Y es que su principal característica es el pelaje en forma de mechones y cordones ásperos de hasta 30 cm, con una capa interna más fina. Por ejemplo, el pelo sobre la cabeza es tan abundante y denso que ésta tiende a parecer una bola y le cubre incluso los ojos. El color del manto es negro, negro con óxido, leonado con máscara negra o gris en todas sus tonalidades con algunas pequeñas manchas blancas en el pecho o blanco perla.

  Origen e historia del PULI

El puli es un boyero y pastor húngaro conocido en Hungría, Eslovaquia y Transilvania y Norteamérica. Su origen es incierto aunque probablemente sea, junto con el Komondor, el boyero más antiguo de Hungría, llegado con las primeras migraciones magyares a Panonia en el Siglo IX aunque otras fuentes consideran que su origen (junto al del Komondor) pueda ser mongol y estar vinculado a la invasión mongola del Siglo XIII. Durante el siglo XIX el Puli se empleó bastante más como perro de guarda que como pastor. Con todo la Segunda Guerra Mundial casi acabó con ellos y sólo se salvaron por la reserva genética existente en países extra europeos de perros llevados por los emigrantes húngaros.

  Temperamento y comportamiento del PULI

El puli es un típico perro de trabajo pastor, boyero y guardián aunque hoy por hoy es también una dicharachera mascota. Por sus características requiere actividad intensa y necesita mucho ejercicio, paseos, actividad, ocupación, correr y jugar. Son aptos para entornos rurales, pero se adaptan bien a la vida urbana. Como perro de trabajo suele estar siempre alerta, es eficaz con animales mucho más grandes que él, es testarudo, infatigable, valiente, demostrando su bravura ante animales salvajes como zorros, mustélidos o roedores y es resistente a las inclemencias del tiempo. Además, es relativamente fácil de adiestrar. En familia son compañeros excelentes, afables, afectuosos, descarados, permanentemente activos, alegres, fieles aunque algo ruidosos y cautelosos con los extraños. Por sus características pueden ser problemáticos con otros perros. Pese a su docilidad se les debe educar con un adiestramiento del tipo refuerzo positivo desde pequeño, con firmeza para impartirle normas de obediencia. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos o solos pueden llegar a volverse muy destructivos, compulsivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del PULI

El puli es una raza rústica y bastante sana que no presenta problemas destacados de salud aunque los ejemplares con pelo descuidado pueden sufrir problemas y enfermedades de piel. Asimismo conviene revisarle sus orejas para prevenir infecciones y hongos, así como los ojos. En el caso de ser un perro de trabajo, o que realice muchas actividades en el campo, es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo las relativas a su característico pelaje y aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación constante. Respecto al mantenimiento de su pelaje, éste requiere un compromiso bastante alto. En el exterior sus mechones son un atrapa todo. Se le debe cepillar regularmente con peine de crin para retirar los pelos muertos y evitar que se anude o enrede cada uno de sus tirabuzones o rastas. También hay que esquilarlos. Asimismo conviene controlarle las pulgas y parásitos muy especialmente. Por el tipo de pelaje no requiere baños regulares ya que tarda un día en secarse y basta con que se haga muy de vez en cuando, por ejemplo, cada año o por cuestiones médicas.