Raza de perro BOYERO DE BERNA


BOYERO DE BERNA

Berner Sennenhund

Descripción

El Boyero de Berna es un perro grande y robusto, de cabeza ancha y pecho profundo. Sus orejas son triangulares y caídas, mientras que su cola es larga y empenachada. Su pelaje es sedoso y de longitud media. El color del manto es negro con el hocico, pecho, pies y punta de la cola blancos y manchas de color canela en cara y patas.

  Origen e historia del BOYERO DE BERNA

El antecesor de las cuatro razas de perros de montaña suizos: Boyero de Appenzell, Boyero de Entlebuch, Boyero de Berna y Gran boyero suizo, puede remontarse a un antiguo perro de origen asiático (molossus romano) que desciende del dogo del Tíbet. Este mastín que fue introducido en el Mediterráneo por los ejércitos alejandrinos y fue usado como perro de guerra, sobre todo posteriormente, por el ejército romano. En los valles alpinos y otros lugares de frontera del Imperio Romano, zonas de agricultura de subsistencia con un peso importante de la ganadería, este perro fue usado como guía y protector de rebaños. En el transcurso de los siglos estos grandes perros fueron cruzados con otros mastines y perros de pastor dando lugar a las cuatro razas de perro de montaña suizos que han sido usados como perros de tiro, guarda de granjas y guía y protector de rebaños frente a lobos y osos. En el siglo XIX los canófilos se empezaron a interesar por estos perros redactándose un estándar para cada una de las cuatro razas. En el caso dl Boyero de Berna, su nombre original "Durrbächler" alude a la posada de Dürrbach de Riggisberg en el cantón de Berna, donde solían verse. La raza se estandarizó en 1910 cuando en una exposición canina fueron presentados más de un centenar de estos perros. Hoy en día es la raza más popular de los cuatro boyeros suizos, usado como compañero en infinidad de países.

  Temperamento y comportamiento del BOYERO DE BERNA

El boyero de Berna tiene un temperamento dócil, despierto e intrépido, muy vivaz y seguro. Pese a ser un perro de trabajo usado en las granjas para vigilancia, actividades ganaderas y de tiro (tracción), en la actualidad suele criarse, más bien, como perro familiar por su carácter extremadamente equilibrado, cariñoso, fiel y pacífico con las personas en quienes confía. Con los extraños, sin embargo, puede mostrarse receloso y ladrará ante la cercanía de un intruso si siente que invade su territorio. Su carácter de perro boyero le conduce a proteger y defender a todo lo que le rodea y también lo lleva a necesitar de la realización de todo tipo de actividades y trabajos, incluso actividades bufonescas, siempre con el objetivo de agradar y complacer a su amo. Es necesaria la atención con los niños muy pequeños, pues aunque los adore, en el juego puede ser un poco tosco, dado su gran tamaño.

  Salud y cuidados del BOYERO DE BERNA

Por sus sus características zootécnicas el boyero de Berna es un perro de una corta esperanza de vida (8 años). Debe atenderse a una correcta socialización, ya que por su tamaño podría ser ingobernable si no está bien educado. Además de ello, necesita de ejercicio regular, sobre todo a partir del primer año de vida, siendo un perro apto para viviendas con jardín exterior. Los problemas de salud de esta raza son varios: displasia de cadera y codo, torsión gástrica, atrofia progresiva de retina e histiocitosis, entre otros. En ambientes cálidos hay que controlar, además, los choques térmicos. Por último, respecto a su pelaje de tipo medio-largo es necesario un cepillado diario de al menos 10 minutos o más en profundidad 3 veces por semana.