Raza de perro PERRO TEJONERO DE WESTFALIA


PERRO TEJONERO DE WESTFALIA

Westfälische Dachsbracke

Descripción

El perro tejonero de Westfalia es un sabueso pequeño o mediano, ligero, noble, de vientre retraído, con extremidades cortas y estructura corporal fuerte. Su cabeza es noble, ligera, seca y alargada, con orejas de inserción alta bastante largas, colgantes, relativamente gruesas en la base, con pliegues y ovaladas. Su cola es bien llevada, tiene forma de sable hacia arriba o le cuelga con una ligera curvatura en la punta, y pelo más largo que en el resto del cuerpo, excepto en los muslos. Su pelaje es corto, denso y duro de color variable desde rojo hasta amarillo, con manta negra (grupa) y las marcas blancas típicas del sabueso: lista ininterrumpida, hocico, anillo del cuello, pecho blanco, extremidades y punta de la cola.

  Origen e historia del PERRO TEJONERO DE WESTFALIA

Si bien desde tiempos antiguos ha habido perros similares usados para la caza en Alemania como han dejado constancia pinturas y grabados desde el S. XV, el perro tejonero de Westfalia fue descrito por primera vez como una variedad del sabueso alemán en 1886. En 1935 fue reconocido por la Verband für das Deutsche Hundewesen con su nombre actual y más tarde por la Federación Cinológica Internacional como raza número 100 en el Grupo de los sabuesos. Es además la base del linaje del Drever o perro tejonero sueco al que estuvo ligado, considerándoseles la misma raza, hasta 1953. Hoy por hoy el drever ha terminado por suplantarlo internacionalmente. Tanto es así que actualmente el tejonero de Westfalia es una raza muy escasa incluso en Alemania y corre peligro de extinguirse por falta de efectivos.

  Temperamento y comportamiento del PERRO TEJONERO DE WESTFALIA

El perro tejonero de Westfalia es un perro usado principalmente para la actividad cinegética y en particular especializado en la caza del ciervo aunque también sea eficiente en la del zorro y la liebre. Su actividad consiste en rastrear y perseguir a su presa conduciéndola hacia el cazador. Requiere por tanto una gran cantidad de ejercicio. Es un perro apropiado para las zonas rurales donde tienen, cuando el tiempo lo permite, la posibilidad de salir al campo; por el contrario no se adapta bien a la vida urbana y las limitaciones de salida y de espacio. Su hiperactividad y necesidad de acompañamiento tampoco lo hacen apto para dueños que vivan solos. Son perros determinados en la caza, con una constitución fuerte, muy resistentes, incansables y que disfrutan con el trabajo. En familia son amables, estables, atentos, obedientes, de fácil adiestramiento y tranquilos con otros perros. Por el contrario pueden ser ladradores y destructivos en caso de aburrimiento. Son también apreciados como guardianes.

  Salud y cuidados del PERRO TEJONERO DE WESTFALIA

El perro tejonero de Westfalia es una raza que por lo general no presenta especiales problemas de salud salvo el hecho que debe protegérsele del frío y hay que revisarle sus orejas caídas para que no se acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos, especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte, rústico y saludable que no precisa cuidados especiales más allá de las atenciones veterinarias típicas a todos los perros y un entrenamiento físico diario para mantener al perro en forma. Por último, el mantenimiento de su pelaje corto es sencillo y basta con un cepillado semanal para retirar los pelos muertos.