Raza de perro PASTOR AUSTRALIANO


PASTOR AUSTRALIANO

Australian Shepherd

Descripción

El Pastor Australiano es un perro equilibrado, algo más largo que alto, robusto, sólido y musculoso, sin llegar a ser tosco, de tamaño y osamenta medianos. La cabeza es ancha, con las orejas triangulares y de inserción alta. Su cola es recta y corta. Posee un pelaje largo y ligeramente áspero, recto u ondulado, de colores variables tales como: azul gris, azul mirlo, negro, mirlo rojo y rojo.

  Origen e historia del PASTOR AUSTRALIANO

El pastor australiano, a pesar de su nombre, es una raza de California y hasta tiempos recientes era desconocida fuera de EEUU. Su nombre procede de ciertos pastores vascos cruzados con collies en Australia que fueron enviados a California a principios del siglo XIX. Se buscaba allí un perro pastor que pudiera trabajar en los variados climas californianos. Su popularidad aumentó con el auge de la equitación en el oeste después de la Segunda Guerra Mundial, dándose a conocer al público en general por medio de rodeos, concursos hípicos, películas y espectáculos televisivos. En esta época recibió el aporte genético del perro pastor de los Pirineos de cara rasa, en su variedad azul mirlo. Su versatilidad en el trabajo y su temperamento afectuoso lo convirtieron en el perro típico de rancho americano. Hoy en día es una popular raza de rescate y búsqueda que empieza a ser concoida fuera de Norteamérica.

  Temperamento y comportamiento del PASTOR AUSTRALIANO

El pastor australiano es un inteligente e infatigable perro de trabajo de pastoreo acostumbrado conducir al ganado ovino y bovino y cuidar de los ranchos. Hoy en día sigue cumpliendo esta función y otras muchas; de hecho se ha convertido en una raza de fama mundial como perro de búsqueda y rescate. Por sus características requiere actividad intensa y necesita mucho ejercicio, paseos, actividad, ocupación, correr y jugar. Son aptos para entornos rurales y menos para una vida urbana con sus limitaciones, prefiriendo familias activas amantes de la vida al aire libre, aunque se adapta fácilmente a todas las situaciones. Como perro de trabajo suele estar siempre alerta, es tenaz, infatigable y resistente a las inclemencias del tiempo. Además, es relativamente fácil de entrenar. En familia son cada vez más apreciados por ser compañeros afables, afectuosos, activos, alegres, fieles y protectores con los niños. Pese a su docilidad se les debe educar desde pequeño con firmeza y perseverancia. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos o solos pueden llegar a volverse muy destructivos, compulsivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del PASTOR AUSTRALIANO

El pastor australiano es una raza rústica y bastante sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito salvo el hecho que pueden darse casos de displasia de cadera, torsión de estómago, hipotiroidismo y problemas oculares. Asimismo conviene revisarle sus orejas para prevenir infecciones y hongos, así como los ojos. En el caso de ser un perro de trabajo, o bien realice muchas actividades en el campo, es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación constante. Por último, el mantenimiento de su pelaje requiere un cepillado regular con peine de crin para retirar los pelos muertos y evitar que se anude y apelmace. Asimismo conviene controlarle las pulgas. Igualmente necesita ser bañado cada cierto tiempo.