Raza de perro PERRO DE GRANJA DANÉS Y SUECO


PERRO DE GRANJA DANÉS Y SUECO

Dansk-svensk gårdshund

Descripción

El perro de granja danés y sueco es una raza de talla pequeña a mediana, compacta y de cuerpo ligeramente rectangular. Su cabeza tiene forma triangular y es relativamente pequeña en proporción al cuerpo, con el hocico bastante moderado y las orejas en forma de rosa a los lados de la cabeza. Su cola está insertada no muy alta y puede ser tanto larga como corta, llevada recta o con una pequeña curva en forma de hoz. Su pelaje es prieto, brillante y algo suave. El color de base del manto es blanco con parches de diferentes colores, tamaños y combinaciones, desde negro, fuego, marrón, hasta tonos rojizos, con o sin marcas color fuego y con o sin moteado.

  Origen e historia del PERRO DE GRANJA DANÉS Y SUECO

El perro de granja danés y sueco es un vestigio de los muchos perros de granja que antes se usaban en Europa como ratoneros y pastores. Es una raza antigua que acompañó a los daneses en la conquista de Escania y en tiempos más recientes se popularizó también en Suecia. Esta raza quedó casi olvidada hasta que los criadores daneses y suecos se propusieron a finales de los años 70 recuperarla a partir de perros localizados en granjas en Escania y Jutlandia. A raza fue reconocida en Dinamarca y Suecia en 1987 bajo el nombre de Perro de Granja Danés y Sueco y sigue siendo relativamente escasa.

  Temperamento y comportamiento del PERRO DE GRANJA DANÉS Y SUECO

El perro de granja danés y sueco fue tradicionalmente un perro versátil encargado de vigilar la granja, controlar las plagas de ratones y topos y conducir y pastorear el ganado. Hoy por hoy es un excelente, amable, atento e inteligente compañero, además de un buen guardián. Son aptos para la vida en apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione mucha actividad. En familia son compañeros incorruptibles, sociables, obedientes, activos, intrépidos, afectuosos, juguetones y protectores con los niños. Dado su carácter de guardián siempre están alerta, son territoriales y bastante desconfiados con los extraños. Pueden convivir con otras mascotas aunque con otros perros pueden tener encontronazos que pueden ser corregidos con un adiestramiento y socialización cuidadosos y a edad temprana. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y ladrador.

  Salud y cuidados del PERRO DE GRANJA DANÉS Y SUECO

El perro de granja danés y sueco es una raza fuerte y sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito. Conviene, sin embargo revisarle sus orejas regularmente, para prevenir infecciones y hongos debido a la humedad que allí se acumula.

Respecto a su cuidado no precisa demasiadas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues si lleva una vida sedentaria puede tender al sobrepeso. Por otro lado, cuando realice actividades en el campo es conveniente inspeccionarle la piel y pelos a fin de controlar eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos, en especial las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras. Por último, respecto al mantenimiento de su pelaje es necesario que se le practique un cepillado regular para retirar los pelos muertos, evitar que se enrede y mantenerlo sano y en buen aspecto. Igualmente es preferible que se le bañe cada cierto tiempo para mantener su pelaje lustroso.