Raza de perro PERRO TEJONERO DE LOS ALPES


PERRO TEJONERO DE LOS ALPES

Alpenländische Dachsbracke

Descripción

El perro tejonero de los Alpes o Dachsbracke de los Alpes es un sabueso rastreador usado para la cacería menor, de construcción fuerte, con una estructura robusta de huesos pesados y una musculatura firme. Su cabeza es ligeramente convexa, con el hocico y la nariz relativamente grandes para el tamaño de la cabeza. Sus orejas, de inserción alta, son largas, colgantes, relativamente gruesas en la base y ovaladas. Por su parte, el cuello es bastante largo y musculoso. La cola es muy larga, llevándola ligeramente inclinada y con una buena cubierta de pelos. En el resto del cuerpo su pelaje presenta una doble capa, la externa fina, densa y bien pegada a la piel y la interna con una lanilla interna espesa. El color del manto puede ser o rojo oscuro, rojo moteado (o no) de negro o negro con manchas rojo fuego, bien delimitadas en la cabeza (cuatro ojos), en pecho, extremidades, pies y cara inferior de la cola. En ocasiones hay ejemplares con una estrella blanca en el antepecho.

  Origen e historia del PERRO TEJONERO DE LOS ALPES

Si bien desde tiempos antiguos ha habido perros similares usados para la caza en las zonas alpinas, el perro tejonero de los Alpes o Dachsbracke de los Alpes es un rastreador lento creado a mitad del XIX del cruce de sabuesos alemanes y teckels. Los primeros registros datan de 1881 y 1885 cuando Rodolfo de Habsburgo presta sus Daschbracken de Mürzsteg e Ischl a sus expertos cazadores que se los llevarán consigo para sus viajes de cacería en el Imperio Otomano. En 1932 el Daschbracke de los Alpes

  Temperamento y comportamiento del PERRO TEJONERO DE LOS ALPES

El perro tejonero de los Alpes o Dachsbracke de los Alpes es un perro usado principalmente para la actividad cinegética y en particular especializado en la caza mayor y el seguimiento de las piezas heridas mediante el rastro de sangre. Requiere por tanto una gran cantidad de ejercicio. Es un perro apropiado para las zonas rurales donde tienen, cuando el tiempo lo permite, la posibilidad de salir al campo; por el contrario no se adapta bien a la vida urbana y las limitaciones de salida y de espacio. Son perros intrépidos y determinados en la caza, con una constitución fuerte, incansables, lentos pero tenaces y muy resistentes incluso ante los fríos alpinos. No es un perro que suela usarse como mascota.

  Salud y cuidados del PERRO TEJONERO DE LOS ALPES

El perro tejonero de los Alpes o Dachsbracke de los Alpes es una raza que por lo general no presenta especiales problemas de salud salvo el hecho que debe protegérsele del frío y hay que revisarle sus orejas caídas para que no se acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos, especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte, rústico y saludable que no precisa cuidados especiales más allá de las atenciones veterinarias típicas a todos los perros y un entrenamiento físico diario para mantener al perro en forma. Por último, el mantenimiento de su pelaje corto es sencillo y basta con un cepillado semanal para retirar los pelos muertos.