Raza de perro TERRIER KERRY BLUE


TERRIER KERRY BLUE

Kerry Blue Terrier

Descripción

El Kerry Blue Terrier es un perro erguido, compacto, bien proporcionado, musculoso y de tamaño mediano. Su cabeza es larga y esbelta, sostenida por un cuello fuerte. Presenta una barba abundante característica que le cubre su fuerte mandíbula. Sus orejas son triangulares y dobladas hacia adelante. Su cola, normalmente recortada, es erecta. Su pelaje es suave, abundante y ondulado de color azul, en cualquier tonalidad, con o sin manchas negras.

  Origen e historia del TERRIER KERRY BLUE

El Kerry Blue Terrier o terrier azul irlandés es el perro nacional de Irlanda cuyo origen parece hallarse en el distrito de Kerry, en el sudoeste de la isla. Como en el caso del terrier irlandés, el Wheaten o el Glen de Imaal, su historia parece más antigua de lo que se consideraba inicialmente y podría estar presente en el país desde el Siglo XVIII ocupado en la caza de roedores y otros muchos usos en las granjas de Kerry, ya fuera como pastor, asistente de caza, guardián o perro de tiro. La primera referencia escrita es muy tardía y data de 1847. De hecho, su presencia en el circuito de exposiciones no llegó hasta 1913. En 1920 se creó el Dublin Blue Terrier Club volviéndose cada vez más popular gracias a que fue ensalzado como perro nacional en un momento convulso de la historia de Irlanda. En 1922 la raza fue reconocida por la FCI y en 1928 ya era una mascota popular en EEUU y en otros países, siendo hoy en día un perro de trabajo apto para tareas de granja, policiales, caza y una mascota excelente conocida en todo el mundo.

  Temperamento y comportamiento del TERRIER KERRY BLUE

El Kerry Blue Terrier es una raza que tradicionalmente se empleó como perro de trabajo en la granja, desde arriero y controlador de plagas de roedores, hasta pastor y cazador de alimañas o para el conejo y la liebre. Hoy en día es un perro de compañía vivaz, independiente y muy listo. Son aptos tanto para la vida rural, como la urbana y pueden vivir en un apartamento de tamaño medio siempre que se le proporcione salidas, juego y actividad de calidad. Adoran la vida libre, el campo y las excursiones y eso les hace especialmente aptos para personas activas.

En el trabajo los Terrier Kerry Blue son activos y ágiles. Se enfrentan a cualquier animal con valor. En familia son compañeros equilibrados, sociables, independientes, fieles, tranquilos, reservados, afectuosos, protectores con los niños y eficaces guardianes de su casa siempre alertas. Pueden llegar a convivir con otras mascotas (siempre que no sean ratones) o perros. Por el contrario, su principal defecto es que son obstinados, algo caprichosos y no suelen ceder ni ante personas, ni ante otros perros. Necesitan, pues, un adiestramiento y socialización firmes y cuidadosos, desde edad temprana, para impartirles normas de obediencia y llevar a cabo su correcta socialización. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo, o solo, puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y bastante ladrador.

  Salud y cuidados del TERRIER KERRY BLUE

El Kerry Blue Terrier es una raza fuerte y sana que no presenta muchos problemas de salud propios de la raza, además de los comunes a todos los perros, salvo la propensión a la displasia de codo, y problemas oculares como cataratas, entropión o distiquiasis.

Respecto a su cuidado no precisa demasiadas atenciones además de aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues si lleva una vida sedentaria puede tender al sobrepeso. Por otro lado, cuando realice actividades en el campo es conveniente inspeccionarle la piel y pelos a fin de controlar eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos, en especial las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras. Tampoco está de más dedicar tiempo a la limpieza regular de orejas, dientes y ojos con el fin de prevenir hongos e infecciones. Por último, para al mantenimiento de su pelaje se requiere un cepillado regular (diario) con peine de cerdas, especialmente en la barba. Asimismo su pelo rizado no muda y se enmaraña con facilidad por lo que la capa superior debe ser recortada en verano. Igualmente es preferible que se le bañe cada cierto tiempo para mantener su pelaje lustroso.