Raza de perro PEQUEÑO LEBREL ITALIANO


PEQUEÑO LEBREL ITALIANO

Piccolo levriero Italiano

Descripción

El Pequeño lebrel italiano es un perro pequeño, de aspecto longilíneo y forma cuadrada. A pesar de su tamaño posee las características de elegancia, gracia, refinamiento y distinción propias de los lebreles. Recuerda al greyhound por su cráneo plano y estrecho, con el hocico ahusado y lomo y región lumbar arqueados. Sus orejas son pequeñas, altas y con la punta caída. Su pecho es hondo y estrecho. Su pelaje es corto, fino y suave, de colores que van desde el gris, crema, beige, negro, hasta el azulado, a menudo con manchas blancas en pecho y pies.

  Origen e historia del PEQUEÑO LEBREL ITALIANO

El Pequeño lebrel italiano o Galgo italiano habría llegado a Italia en el Siglo V a.C. procedente de Egipto. Sus reducidas dimensiones no eran inicialmente tales y han sido fruto de una evolución paulatina, especialmente acelerada en el Siglo XIX. Durante muchos siglos fue muy apreciado por la nobleza europea para la caza de conejos y liebres. En el siglo XIX su cuerpo se acabó de empequeñecer, coincidiendo con el apogeo del Whippet británico, un lebrel de tamaño medio que se popularizó en Gran Bretaña, EEUU y toda Europa. Para no confundir las dos razas, los cinólogos decidieron disminuir el tamaño del Italiano hasta el que conocemos hoy día. Hoy en día es una raza muy popular en todo el mundo, reconocida por la FCI y las principales asociaciones cinológicas internacionales.

  Temperamento y comportamiento del PEQUEÑO LEBREL ITALIANO

El Pequeño lebrel italiano es un perro actualmente usado como perro de compañía, en actividades deportivas y concursos. Por sus características requiere un ejercicio moderado por lo que son aptos para familias activas poco bulliciosas. En familia son perros equilibrados, amables, afectuosos, muy sensibles, de fácil adiestramiento y algo reservados. No son muy aptos para niños.

Hacia otros perros son tolerantes pero no les gusta compartir casa con otras razas mayores. Eso sí, tienen un impulso irrefrenable a cazar cualquier animal de talla pequeña. Se vuelven muy activos en el exterior y siempre están dispuestos al juego. Por último, si se aburren, están encerrados o permanecen tiempo solos pueden volverse destructivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del PEQUEÑO LEBREL ITALIANO

El Galgo italiano es una raza que no suele presentar problemas de salud, ni tampoco se le conocen enfermedades congénitas características salvo las afecciones relacionadas con la tiroides y las fracturas de extremidades durante los años de crecimiento. Presentan problemas de acumulación de sarro en los dientes y debe efectuarse un control periódico. Asimismo conviene revisarle su pelaje y ojos para prevenir infecciones y sus orejas para que no se le acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Por último cabe decir que es una raza sensible a preparados químicos como anti-pulgas, anestesias, etc. por lo que en este sentido debe consultarse a un veterinario siempre.

Respecto a su cuidado el Pequeño lebrel italiano es un perro fuerte y saludable que no precisa de un gran mantenimiento además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional es necesario que pueda ejercitarse y jugar a diario y es preferible que tenga espacio donde moverse. Atención igualmente al frío pues para esta raza es intolerable. Es necesario además que se le proporcione un lugar acolchado para dormir para evitar que le salgan callos y yagas, algo a lo que es propenso.

Por último, el mantenimiento de su pelaje corto es sencillo y basta con un cepillado semanal para retirar los pelos muertos y un baño al mes.