Raza de perro SPITZ JAPONÉS


SPITZ JAPONÉS

Nihon Supittsu

Descripción

El spitz japonés es un perro pequeño, elegante, vivaz, de constitución robusta y equilibrado. Su cabeza es moderadamente ancha y redondeada, con el hocico afilado, las orejas triangulares, pequeñas y erectas. Su cola es empenachada y curvada sobre su lomo y está cubierta de un abundante pelo plumoso. El cuerpo del spitz japonés está cubierto de un abundante pelaje blanco divido en dos capas, una interna de pelo corto, denso y suave; y otra externa de pelo separado y largo con partes de pelo corto en la parte inferior de las patas. El color del manto es blanco.

  Origen e historia del SPITZ JAPONÉS

El spitz japonés es una raza reciente que inicia su andadura en la década de 1920 y deriva posiblemente del spitz alemán o incluso del samoyedo. La raza se exhibió por primera vez en una exposición canina en Tokio en 1921. Entre 1925 y 1936 se cruzaron estos perros con otros spitzs blancos perfeccionándose la raza. Después de la Segunda Guerra Mundial, el Kennel Club japonés estableció el estándar unificado de la raza, que es válido actualmente. La cantidad ha descendido en Japón con respecto a sus puntas en los años 1950 y 1960. Hoy en día es una raza muy popular en EEUU, Australia, Canadá y Europa.

  Temperamento y comportamiento del SPITZ JAPONÉS

El spitz japonés es hoy en día un estupendo compañero popularizado en todo el mundo que realiza adicionalmente tareas de guardián. Requiere actividad moderada y necesita ejercicio, paseos regulares, correr y jugar. En familia son excelentes compañeros, tranquilos, equilibrados, alegres, afectuosos, fieles, vivaces, obedientes, tolerantes, dóciles, pacientes y dulces con los niños. Conviene adiestrarles para socializarlos con perros y mascotas más pequeñas y reducir su tradicional testarudez y sus ladridos. Es reservado con los desconocidos, aunque sin llegar a ser tímido o agresivo. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos o solos pueden llegar a volverse destructivos, nerviosos y muy ladradores.

  Salud y cuidados del SPITZ JAPONÉS

El spitz japonés es una raza que no suele presentar muchos problemas de salud salvo algunas típicas enfermedades como la luxación de rótula. Tampoco se le conocen enfermedades congénitas características. Asimismo conviene revisarle su pelaje, orejas y ojos para prevenir infecciones.

Respecto a su cuidado es un perro saludable que no precisa muchos cuidados además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional precisa un entrenamiento físico diario y bastante actividad. Debe tenerse en cuenta que la vida sedentaria puede ocasionarle sobrepeso. Su doble pelaje los hace muy resistentes al frío y a las temperaturas extremas pero por el contrario no toleran tan bien las altas temperaturas. Por último, para el mantenimiento de su exuberante pelaje de doble capa es necesario un cepillado regular tanto para retirar los pelos muertos, como para prevenir problemas en la piel. Igualmente necesita ser bañado al menos cada seis meses.