Raza de perro GRAN DANÉS – DOGO ALEMÁN – ALANO ALEMÁN


GRAN DANÉS – DOGO ALEMÁN – ALANO ALEMÁN

Deutsche Dogge

Descripción

El Gran Danés, dogo alemán o Alano alemán es un perro muy grande y elegante, de tipo molosoide, proporciones armónicas y dimorfismo sexual bien marcado. Su cabeza es maciza, con el hocico alargado y romo y las orejas altas, normalmente dobladas hacia adelante y a veces recortadas y erectas. Su cuello es largo y musculoso. La cola larga es ahusada. Su pelaje es corto y brillante de color beige, negro, azulado, mosqueado, blanco con manchas negras o negro mirlo.

  Origen e historia del GRAN DANÉS – DOGO ALEMÁN – ALANO ALEMÁN

El Gran Danés, dogo alemán o Alano alemán como se conoce hoy en día fue creado a mitad del Siglo XIX mediante el cruce de antiguos galgos alemanes (el Hatz y el Saurüden que eran el intermedio entre el fuerte Mastiff inglés y el lebrel ágil y versátil) y el antiguo Bullenbeißer (un moloso alemán actualmente extinto que tenía dos variedades: la brabantina y la de Danzig). El resultado fueron unos perros gigantes que se denominaron de muchas maneras: Dogo Inglés, Dogo Danés, Hatzrüde, Saupacker y Gran Dogo.

El nombre Gran Danés se le atribuye al Conde de Buffon, un canófilo naturalista que consideraba que los mejores perros de esta raza de mastín venían de Dinamarca.

En 1878 un Comité canófilo alemán reunido en Berlín resolvió reunir todas las variedades antes mencionadas bajo el nombre de “Dogo Alemán”. En 1880 se estableció por primera vez un estándar para la raza y se creó el club “Deutschen Doggen Club 1888 e.V.” Con el paso del tiempo el estándar fue modificado hasta el actual que cumple con los requisitos de FCI.

  Temperamento y comportamiento del GRAN DANÉS – DOGO ALEMÁN – ALANO ALEMÁN

El Gran Danés fue criado como perro de compañía, guarda y protección. Hoy en día es usado como gigantesca mascota.

Por sus características requiere cierta actividad y necesita ejercicio, paseos, ocupación y juego. Son aptos para entornos rurales y espacios considerablemente amplios, así como entornos urbanos y apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione en compensación actividad y posibilidad de salidas de calidad.

En familia, el dogo alemán son gigantes bonachones, obedientes, mansos, fieles, equilibrados, tranquilos, independientes y afectuosos.

Es una raza dominante ante otros perros, con los que podría llegarse a encarar, y desconfiado ante personas desconocidas lo que le convierte en un buen guardián. A pesar de su mansedumbre, por sus características de gran perro, necesita un adiestramiento y socialización cuidadosos y a edad temprana; con firmeza, refuerzo positivo y cariño para poder tener un compañero fiable.

Por último, si el Alano alemán se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y agresivo.

  Salud y cuidados del GRAN DANÉS – DOGO ALEMÁN – ALANO ALEMÁN

El Gran Danés o dogo alemán es una raza fuerte y sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito aunque no está exento de las típicas afecciones de las razas gigantes como la displasia de cadera, de codo, rótula y la torsión de estómago, entre otras. Algunas líneas pueden presentar cardiomiopatía dilatada. Conviene, además, revisarle sus orejas regularmente para prevenir infecciones y hongos debido a la humedad que allí se acumula. En el caso de ser un perro de trabajo o que realice muchas actividades en el campo es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado, el Gran Danésno precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues tienden al sobrepeso. Por último, respecto al mantenimiento de su pelaje es necesario que se le practique al dogo alemán un cepillado regular para retirar los pelos muertos y mantenerlo sano y en buen aspecto.