Raza de gato ANGORA TURCO


ANGORA TURCO

Turkish Angora , -

Descripción

El Angora turco es un gato musculoso, esbelto, de huesos finos y patas largas y finas, siendo las traseras más largas que las delanteras. Su cabeza es pequeña y en forma de cuña bastante acusada, con los ojos grandes y ovalados, y las orejas grandes y puntiagudas en la parte alta de la cabeza. Su cola es larga y empenachada. Su manto es largo, fino y sedoso, sin mucho submanto aceptándose todos los colores.

  Origen e historia

El Angora turco es una raza originaria de Turquía conocida hace más de 600 años, en la región de las altas mesetas (en las proximidades del lago de Van), donde tomó el nombre de su capital Angora, actual Ankara. Fue la primera raza de gatos de pelo largo. A partir del siglo XVI fue llevado a Europa Occidental de la mano de ingleses y franceses y paulatinamente se extendió al resto del mundo. La raza quedó restablecida fuera de Turquía a partir de 1950. Actualmente está reconocida por las principales federaciones felinas.

  Temperamento y comportamiento

El Angora turco es una raza afectuosa y dócil aunque igualmente independiente y temperamental. Es un gato muy inteligente, juguetón y adora los juegos con pelotitas e incluso devolvérnoslas cuando se las lancemos. Suele ser bastante sociable y tolerante con los niños. Son asimismo adaptables pero prefieren los grandes espacios por lo que no son muy aptos para pequeños apartamentos.

  Salud y cuidados

El Angora turco es un gato fuerte y saludable. Hasta la fecha no se le ha determinado ninguna afección genética característica salvo en los ejemplares blancos con ojos disímiles que son propensos a la sordera. En la actualidad es una de las razas más longevas que existe.

Respecto a sus cuidados el Angora turco no precisa ninguno especial más allá de las atenciones veterinarias típicas a todos los gatos. Su pelaje no suele enmarañarse por lo que solo necesita un cepillado esporádico y que se le controle los posibles casos de tricobezoares (bolas de pelo que se forman por ingesta en el aparato digestivo) tratables con alguna solución a base de aceite de parafina o malta.