Raza de perro TERRIER CHECO


TERRIER CHECO

Ceský Teriér

Descripción

El terrier checo es un perro pequeño de miembros cortos, musculoso, de buena estructura y aspecto cuadrado. Su cabeza tiene forma de cuña, bastante larga, con las orejas colgantes y de tamaño medio, cejas prominentes y barba abundante que no se le recorta. Su cola es de inserción baja y bastante gruesa y en reposo es llevada en forma de cimitarra. Su pelaje es largo, firme, lustroso y ligeramente ondulado que a menudo se le arregla con corte de tijera. Por su color existen dos variedades: gris azulado o color tofe con marcas amarillas, blancas o incluso grises en cabeza, vientre, pecho, cuello o extremidades.

  Origen e historia del TERRIER CHECO

El Terrier checo es una raza creada por Frantisek Horák en 1948 a partir de un cruce entre una Sealyham Terrier y un Terrier Escocés. Su objetivo era cinegético y buscaba un perro duro y apto para la caza en los bosques de Bohemia El resultado fue un perro fuerte que era apto tanto para la caza, como perro de familia gracias a su tranquilidad y afabilidad. En 1963 fue reconocido por la FCI y actualmente es una raza reconocida por los principales registros internacionales. Lamentablemente es una raza muy rara y escasa y no suelen ser vistos fuera de Chequia.

  Temperamento y comportamiento del TERRIER CHECO

El Terrier checo es una raza dura que se creó para la actividad cinegética aunque ya desde el principio fue usado más como mascota. Son aptos para la vida rural y la urbana y se adaptan con facilidad a vivir en apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione salidas, juego y actividad de calidad. Aman la naturaleza y apreciarán las salidas al campo y las excursiones donde, eso sí, pueden poner en marcha su instinto de cazador e ir tras cualquier animal. Son por ello ideales para familias activas.

En la caza el Terrier checo es ligero, tenaz, valiente y eficaz a la hora de encontrar un rastro y descubrir e irrumpir en una madriguera de conejos, zorros o liebres. En familia son compañeros equilibrados, tranquilos, sociables, obedientes, afectuosos y fáciles de llevar. Pueden llegar a convivir con otras mascotas y perros. Por el contrario, son algo mordedores, territoriales y un poco desconfiados con los extraños. Asimismo necesitan un adiestramiento y socialización firmes y cuidadosos, desde edad temprana, para impartirles normas de obediencia y llevar a cabo su correcta socialización. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo y compulsivo.

  Salud y cuidados del TERRIER CHECO

El Terrier checo es una raza fuerte y sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito propios aunque en la raza se han documentado algunas enfermedades como: displasia de cadera, luxación de la rótula, problemas cardiacos, luxación primaria del cristalino, problemas de la tiroides y otros trastornos oculares.

Respecto a su cuidado no precisa demasiadas atenciones además de aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues si lleva una vida sedentaria puede tender al sobrepeso. Por otro lado, cuando realice actividades en el campo es conveniente inspeccionarle la piel y pelos a fin de controlar eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos, en especial las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras. Tampoco está de más dedicar tiempo a la limpieza regular de orejas, dientes, ojos y barba con el fin de prevenir hongos e infecciones. Por último, respecto al mantenimiento de su pelaje áspero y largo se le suele recortar y las partes que permanecen largas: el pelo de las extremidades inferiores y de la cara (cejas, barba y bigote) debe cepillarse regularmente con peine de cerdas para retirar los pelos muertos, evitar que se enrede y mantenerlo sano y en buen aspecto. Igualmente es preferible que se le bañe cada cierto tiempo para mantener su pelaje lustroso.