Raza de perro PASTOR CATALÁN (GOS D’ATURA CATALÀ)


PASTOR CATALÁN (GOS D’ATURA CATALÀ)

Gos d'atura Català

Descripción

El gos d’atura català o perro de pastor catalán es un perro mediano, rústico, inteligente, bien conformado y vivaz. Su cabeza es fuerte y proporcionada, con el hocico recto y corto y las orejas de inserción alta, triangulares, finas y terminadas en punta. Su cola es de inserción más bien baja, pudiendo ser larga, corta o incluso no existir (individuos anuros). Cuando existe, está cubierta de abundante pelo suavemente ondulado. Su pelaje es largo, liso o algo ondulado y áspero, con una capa interna abundante. En la cabeza el pelaje forma una característica barba, bigote, tupé y cejas. El color del manto es una mezcla de pelos de diferentes tonalidades o colores que dan la sensación de un ejemplar unicolor ya sea pardo barquillo, arena o gris de distintas tonalidades. Excepcionalmente hay ejemplares con mezcla de pelos negros, barquillo y arena rojizos que pueden dominar en algunas partes y dado una sensación de ejemplares negro y fuego.

  Origen e historia del PASTOR CATALÁN (GOS D’ATURA CATALÀ)

El gos d’atura català o perro de pastor catalán guarda un origen común con otros perros de montaña europeos como el pastor de los pirineos o el bergamasco. Se trata de una raza muy antigua que en su sangre genes de perros asiáticos llegados a Europa con las invasiones bárbaras. Desde el Siglo XIII hay registros de gos d’atura en los valles catalanes. En 1919 la Real Sociedad Canina de España reconoció la raza y en 1929 se redactó su primer estándar. Esto no evitó que la raza decayera en años posteriores frente a otros perros extranjeros con los que empezó a mestizarse. En 1970 se iniciaron los intentos de recuperación del tipo puro y en 1982 se creó el Club del Gos d'Atura Català, redactándose el nuevo estándar y proliferando los criadores. Hoy por hoy es una raza con un crecimiento estable y empieza a conocerse fuera de Catalunya.

  Temperamento y comportamiento del PASTOR CATALÁN (GOS D’ATURA CATALÀ)

El gos d’atura català o perro de pastor catalán es un típico pastor muy inteligente cuya principal actividad ha sido, tradicionalmente, la de guiar y proteger los rebaños en los valles pirenaicos y guardar la casa. Recientemente se está consolidando como mascota gracias a su tamaño, fidelidad e inteligencia. Por sus características requiere actividad intensa y necesita mucho ejercicio, paseos, actividad, ocupación, correr y jugar. Son aptos para entornos rurales aunque se adaptan igualmente a la vida urbana. Como perro de trabajo suele estar siempre alerta. Es decidido, eficaz para reunir y guiar rebaños y muy inteligente, siendo capaz de tomar sus propias decisiones para guiar y proteger el rebaño de manera resuelta. Es, además, infatigable, muy resistente ante el frío y valiente, demostrando su bravura en misiones de vigilancia. Además, es relativamente fácil de adiestrar. En familia son compañeros excelentes, afables, afectuosos, activos, alegres, fieles y pacientes con los niños. Son, eso sí, muy esquivos con los extraños. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos o solos pueden llegar a volverse muy destructivos, compulsivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del PASTOR CATALÁN (GOS D’ATURA CATALÀ)

El gos d’atura català o perro de pastor catalán es una raza rústica y bastante sana que no presenta problemas destacados de salud, ni de carácter congénito. Conviene, sin embargo, revisarle sus orejas regularmente para prevenir infecciones y hongos, así como los ojos. En el caso de ser un perro de trabajo, o bien realice muchas actividades en el campo, es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado no precisa muchas atenciones salvo aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita espacio, salidas diarias, ejercicio y ocupación constante. Respecto al mantenimiento de su pelaje, éste requiere un cepillado regular con peine de crin tanto para retirar los pelos muertos, como para prevenir problemas en la piel. Igualmente necesita ser bañado al menos cada seis meses.