Raza de perro PASTOR HOLANDÉS


PASTOR HOLANDÉS

Hollandse Herdershond

Descripción

El pastor holandés es un perro de talla mediana a grande, resistente, rústico, constitución media, musculatura bien desarrollada, una estructura corporal fuerte y proporciones armoniosas. Su cabeza tiene forma de cuña, con el hocico algo alargado y enjuto, las fosas nasales prominentes y las orejas de tamaño medio y erectas. Su cola es de longitud media y es llevada recta con una ligera curva. Por su pelaje existen tres variedades, todas ellas con una capa interna de pelo lanoso: la de pelo corto y bastante duro con plumas en el cuello, calzones y cola; la de pelo largo, liso y áspero al tacto con pelo copioso y más largo en el cuello, calzones y cola; y la de pelo duro y cerdoso con abundante pelo en la barba, cejas y bigotes. Respecto a su color suelen ser atigrados dorados o plateados, preferiblemente con máscara negra.

  Origen e historia del PASTOR HOLANDÉS

El pastor holandés comparte orígenes con el pastor belga y técnicamente podría clasificarse como la quinta raza o variedad de este perro. Comparte además orígenes con el pequeño Schipperke y el pastor alemán. Históricamente su función ha sido la de boyero, guardián y pastor de ovejas. Solían hacer múltiples tareas en la granja y con los rebaños. Gracias a esta versatilidad cuando los rebaños empezaron a escasear hacia 1900 el Pastor Holandés fue adiestrado para otras funciones convirtiéndose en perro policía, de búsqueda y rescate y perro guía para ciegos o mascota. La FCI no lo reconoció como raza hasta 1960 y sigue siendo muy poco conocida fuera de Holanda, excepto en los cuerpos de seguridad internacionales y en los ejércitos donde comienza a competir con su pariente el pastor belga.

  Temperamento y comportamiento del PASTOR HOLANDÉS

El pastor holandés es un perro multiusos capaz de lidiar con cualquier tarea que se le encomiende. Algunos ejemplares disfrutan en concursos de obediencia, otros son campeones de agilidad, otros en cambio pueden ser muy buenos en flyball, o dirigiendo ovejas, o bien como perros guardianes o de rastreo. Respecto a su temperamento son perros alertas, activos, vivaces, leales, poco agresivos y nada temerosos. En familia son activos, de fácil adiestramiento y buenos con los niños, siendo cada vez más apreciado como mascota aunque es más apropiado para familias activas que hagan muchas salidas y actividades y aquellas que cuenten además con espacio exterior, ya que puede llegar a ser ladrador y destructivo en caso de aburrimiento, de falta de espacio o de falta de ejercicio.

  Salud y cuidados del PASTOR HOLANDÉS

El pastor holandés es un perro que por lo general no presenta especiales problemas de salud salvo el hecho que pueden presentarse cuadros de epilepsia o displasia de cadera, así como problemas pancreáticos o en la tiroides. Conviene, además, revisarle sus orejas para prevenir infecciones y hongos, así como los ojos. En el caso de ser un perro de trabajo, o bien realice muchas actividades en el campo, es conveniente que se le practique una inspección periódica del pelaje a fin de descubrir eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisársele las patas y la parte interna de las orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte, rústico y saludable que no precisa cuidados especiales más allá de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros y un entrenamiento físico diario para mantenerlo en forma física y psíquicamente. Por último, el mantenimiento de su pelaje semi-largo es sencillo y basta con un cepillado dos o tres veces por semana para retirar los pelos muertos.