Especie de ave Tórtola china


Tórtola china

Streptopelia chinensis tigrina

Descripción

La tórtola china pesa alrededore de 130 gramos y no mide más de treinta centímetros. Los colores de esta paloma larga y esbelta son los rosados con pequeñas motas grises en la cabeza y en el vientre. Es característico de esta especie que, alrededor del cuello, las plumas son negras y hace que parezca que lleva un collar. Las plumas de las alas son de colores beige.

Es difícil diferenciar a los machos de las hembras de esta especie ya que ambos son muy similares. Las tórtolas chinas jóvenes son de colores más apagados y no consiguen su 'collar' natural hasta que llegan a la edad adulta. Cuando despliegan las alas, su vuelo es veloz.

  Origen e historia

También conocida como paloma moteada habita en amplias regiones de Asia, siendo sus favoritos los bosques, los campos agrícolas y los matorrales. En India, prefieren las regiones más húmedas. Es más fácil encontrarlas en el suelo, buscando comida que en lo alto de los árboles.

Esta ave ha sido sacada de su hábitat natural y distribuida por muchas y diferentes zonas del mundo. Hoy en día, se puede encontrar a la tórtola china en Hawái o en California. En Australia fueron introducidas en la década de los sesenta llegando incluso a sustituir a las palomas nativas.

La Spilopelia chinensis, según su nombre científico, vive en pareja o forma pequeños grupos.

  Temperamento y comportamiento

La tórtola china se alimenta de granos y semillas de hierba que encuentra por el suelo. También se aprovecha de los frutos maduros caídos de los árboles. En ocasiones, les gusta ingerir insectos y hasta termitas.

  Salud y cuidados

La época de cría se concentra en los meses de verano ya que buscan la calidez de las temperaturas. En Hawái por ejemplo, se reproducen todo el año. Los máchos de la paloma moteada inician su cortejo inclinándose y exhibiendo su vuelo ante la hembra. Ésta construye el nido, normalmente en zonas bajas y con abundante vegetación, donde ponen dos huevos. La pareja se encarga de construir el nido, la incubación y la posterior alimentación de los polluelos.