Raza de perro SHIKOKU INU


SHIKOKU INU

Shikoku

Descripción

El Shikoku Inu, Kochi-ken o Mikawa Inu es una raza que no suele presentar muchos problemas de salud salvo algunas típicas enfermedades como la luxación de rótula, la displasia de cadera y otros problemas digestivos. Tampoco se le conocen enfermedades congénitas características salvo el hipotiroidismo, la atrofia progresiva de retina y otros problemas oculares. Asimismo conviene revisarle su pelaje, orejas y ojos para prevenir infecciones. Como sucede con otros perros de trabajo que realizan actividades al aire libre es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel y pelos. Especialmente deben revisársele las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis.

El Shikoku Inu, también llamado Kochi-ken o Mikawa Inu, es un perro tipo spitz de tamaño mediano, musculatura equilibrada y bien desarrollada, estructura compacta y osamenta sólida. Su cabeza es más bien ancha, con el hocico ligeramente más corto que el cráneo, las mandíbulas muy fuertes y las orejas erguidas, pequeñas y triangulares. Su cola es de implantación alta, gruesa y llevada sobre la espalda en forma una hoz con el pelaje más abundante. Su pelaje es de doble capa, la externa áspera y firme; y la interna compuesta de pelos suaves y densos. El color del manto es "sesam" con tres variaciones: la estándar, mezcla de pelos blancos y negros; la negra, con predominio de los pelos negros; y la roja, mezcla de pelos rojo y negros. Asimismo por su localización en la isla hay tres variedades de la raza: la Awa, la Hongawa, y la Hata.

  Origen e historia del SHIKOKU INU

El Shikoku Inu, Kochi-ken o Mikawa Inu es una antigua raza tipo spitz que está presente en el archipiélago nipón desde hace 3000 años, quizá procedentes de China desde la que habrían llegado acompañando a las migraciones humanas. Se desarrolló en la isla de Shikoku donde fue criado como perro para la caza del jabalí en los distritos montañosos de la Prefectura de Kochi. Es por ello que también se le conoce como Kochi-ken (perro de kochi). Existían tres variedades de kochi: la Awa, la Hongawa y la Hata. Entre ellas la Hongawa fue la que mantuvo el más alto grado de pureza gracias a su incomunicación. En 1937 se declaró al shikoku como monumento natural adoptándose oficialmente el nombre de su isla de procedencia pero todo esto no evitó su casi total aniquilación hacia 1945. Hoy en día su número es estable aunque no suele verse fuera de Japón.

  Temperamento y comportamiento del SHIKOKU INU

El Shikoku Inu, Kochi-ken o Mikawa Inu es un perro usado tradicionalmente en actividades cinegéticas de caza del jabalí y caza menor. Actualmente sigue siendo usado para tal fin, pero más como mascota familiar y como guardianes. Por sus características de perro cazador requiere actividad intensa y necesita mucho ejercicio, paseos, correr y jugar. En la caza son cazadores entusiastas, valientes, perseverantes y muy despiertos. En familia son compañeros tranquilos aunque activos, alegres, afectuosos, fieles, vivaces, juguetones con los niños, tolerantes, dóciles y siempre alertas. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos o solos pueden llegar a volverse destructivos, nerviosos y muy ruidosos.

  Salud y cuidados del SHIKOKU INU

El Shikoku Inu, Kochi-ken o Mikawa Inu es una raza que no suele presentar muchos problemas de salud salvo algunas típicas enfermedades como la luxación de rótula, la displasia de cadera y otros problemas digestivos. Tampoco se le conocen enfermedades congénitas características salvo el hipotiroidismo, la atrofia progresiva de retina y otros problemas oculares. Asimismo conviene revisarle su pelaje, orejas y ojos para prevenir infecciones. Como sucede con otros perros de trabajo que realizan actividades al aire libre es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel y pelos. Especialmente deben revisársele las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis.

Respecto a su cuidado es un perro saludable que no precisa muchos cuidados además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional precisa salidas diarias y cierta actividad constante. Debe tenerse en cuenta que la vida sedentaria puede ocasionarle sobrepeso. Por último, para el mantenimiento de su pelaje de doble manto es necesario un cepillado regular tanto para retirar los pelos muertos, como para prevenir problemas en la piel. Igualmente necesita ser bañado al menos cada seis meses.