Raza de perro CHOW CHOW


CHOW CHOW

Chow Chow

Descripción

El chow chow es un spitz bastante grande, compacto, de lomo muy corto y equilibrado. Su cabeza y hocico son anchos. Las orejas pequeñas y la melena de detrás de la cabeza potencian su aspecto leonino. Su cola es llevada normalmente curvada sobre el lomo. Por su pelaje existen dos variedades: la de pelo largo aunque no en exceso, con mayor cantidad de pelos en cuello y extremidades (parte posterior de los muslos); y la de pelo corto, denso y liso. Ambas con capa interna más fina. Por su color pueden ser rojo, leonado (beige), negro o azulado.

  Origen e historia del CHOW CHOW

El chow chow es una antigua raza de tipo spitz conocida en China, Manchuria, Corea y Mongolia desde hace al menos unos 2000 años aunque no fue hasta el 1800 que se popularizó fuera del país. En China se utilizaba como perro guardián, pastor, mascota, cazador y principalmente como alimento y para aprovechar su piel (práctica que se prohibió en 1915) aunque sigue siendo habitual en otros países como Corea. Hasta 1920 no fue realmente conocido en Gran Bretaña participando en su primera exposición canina en 1925.

  Temperamento y comportamiento del CHOW CHOW

El chow chow es un perro usado tradicionalmente en China y Corea como perro de trabajo de tiro y guardián, así como alimento y para aprovechar su manto para pieles. No son compañeros tranquilos y poseen un fuerte temperamento e independencia y no toleran ni el maltrato, ni a los amos dubitativos aunque pueden mostrarse muy leales y apegados si su dueño llega a merecérselo. Es por ello que conviene procurarles un adiestramiento temprano con firmeza, suavidad y coherencia del tipo refuerzo positivo para una correcta socialización entre personas y perros. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos pueden llegar a volverse destructivos, nerviosos y ladradores.

  Salud y cuidados del CHOW CHOW

El chow chow es una raza que no suele presentar muchos problemas de salud salvo las típicas enfermedades óseas y otras tales como la torsión de estómago y parásitos. Tampoco se le conocen enfermedades congénitas características salvo algunas de tipo ocular, la displasia de cadera y la hemofilia. Asimismo conviene revisarle su pelaje, orejas y ojos para prevenir infecciones.

Respecto a su cuidado es un perro saludable que no precisa muchos cuidados además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional precisa un entrenamiento físico diario y bastante actividad. Debe tenerse en cuenta que la vida sedentaria puede ocasionarle sobrepeso. Su doble pelaje los hace muy resistentes al frío y a las temperaturas extremas pero por el contrario no toleran bien las altas temperaturas. Por último, para el mantenimiento de su pelaje largo y tupido es necesario un cepillado regular con peine de crin tanto para retirar los pelos muertos como para prevenir problemas en la piel, así como bañarlo cada seis meses.