Raza de perro BOYERO AUSTRALIANO


BOYERO AUSTRALIANO

Australian cattle dog

Descripción

El perro boyero australiano es moderado en todos los aspectos: equilibrado, simétrico, robusto, compacto y de una fuerte condición muscular. El cráneo es ancho y ligeramente curvo entre las orejas, con un cuello poderoso (de en torno a 15 cm) y orejas de base ancha y puntiagudas. El color de la raza es muy característico siendo predominante el azul o el rojo con variedad de marcas pajizas o en tonos azules o rojos, siempre en función del color predominante.

  Origen e historia del BOYERO AUSTRALIANO

El origen del perro boyero australiano se halla en las necesidades de los ganaderos australianos del sector bovino que precisaban de unos perros de pastoreo más aptos que los smithfiels británicos. A partir de 1830, estos smithfields fueron cruzados con el dingo, perro salvaje australiano, buscando una raza que se adaptase más al terreno. A este primer cruce se le sumaron otros con Highland collies, dálmatas y kelpies, obteniendo como resultado una raza de perro activo, compacto, cauto, confiable, hábil y con una coloración de pelaje único en el mundo. La nueva raza obtuvo en 1903 su reconocimiento por parte del Kennel Club de Nueva Gales del Sur.

  Temperamento y comportamiento del BOYERO AUSTRALIANO

El boyero australiano es un perro versátil que se adapta a diversas actividades. Su especialidad son los trabajos de control y manejo del ganado en el Outback australiano, ya sea en extensiones abiertas, como en cercados. Es una raza que cuenta con gran habilidad y disposición para llevar a cabo su tarea, sin importar cuán difícil esta sea. Tanto es así que por su carácter incansable y tenaz, además de su función ganadera, han sido usados para el rescate, búsqueda, detección de bombas y estupefacientes y como perros de servicio. Suele estar siempre alerta, es extremadamente inteligente, buen vigía, valiente y confiable, con una total devoción a su deber, haciéndolo un perro de trabajo ideal. Con las personas tiene a su vez un carácter suave y fiel. El boyero australiano, sin embargo, no es un perro que se adapte bien a la vida casera.

  Salud y cuidados del BOYERO AUSTRALIANO

El boyero australiano necesita de una vida en el exterior y de mucho ejercicio diario. Los perros que vivan en espacios reducidos, con pocas posibilidades de salir, tenderán a un carácter irascible y ocasionarán destrozos de objetos y muebles. Por el tipo de perro hay que atender tempranamente a su correcta socialización y educarlo con disciplina. Se recomienda, asimismo, que el adiestramiento sea de tipo “refuerzo positivo”. En general no presenta grandes problemas de salud siendo poco propenso a enfermedades. Detacan sobre todo los problemas de atrofia progresiva de retina y la sordera en individuos mayores. Respecto al pelaje conviene un cepillado regular para evitar problemas de piel tales como eccemas.