Cuánto vive un perro


La raza, la alimentación, el tamaño, los hábitos de vida y otros aspectos afectan a la longevidad de tu peludo

A pesar de que tener un perro como mascota resulta muy gratificante, nos llena de alegrías y de satisfacciones y un largo etcétera que seguro que consigue arrancarte una sonrisa; uno de los peores momentos de nuestra vida con él llega cuando la del animalito toca su fin. Sí, porque, por desgracia, la longevidad de nuestros pequeños y adorables peludos se aleja mucho de la nuestra. Pero ¿sabes cuánto vive un perro y de qué depende?

Condicionantes biológicos

  • Tamaño del perro: en términos generales, los perros pequeños son más longevos (viven unos 15 o 16 años) que los grandes (rondan los 9). Aunque hay excepciones. El nivel de actividad y el ritmo metabólico tienen mucho que ver al respecto. Para saber la edad de tu perro necesitarás una calculadora específica de su raza, no bastará con multiplicar por siete (y Santas Pascuas).
  • Genética y antecedentes familiares: la mezcla de sangre favorece al animal y reduce el riesgo de enfermedades.
  • Raza del perro: entre las razas más longevas (de más de 14 años) encontramos el Staffordshire Terrier, Jack Russell Terrier, Collie Barbudo, Terrier Tibetano, Pomerania, Poodle Toy, Caniche Miniatura y Chihuahua. De 12 a 14 años viven los American Cocker Spaniel, Border Collie, Whippet, Pequineses, Yorkshire Terrier y Malteses; de 10 a 12 el Pastor Alemán, Boxer, Labrador, Golden Retriever, Dálmata, Setter, y Pointer; de 7 a 10 el gran danés, Bulldog Francés, San Bernardo, Chow Chow, Doberman Pinscher, Akita y Bull Terrier; y de 6 a 7 el Bulldog y el Lobero Irlandés, entre muchos otros.

Condicionantes externos

  • Si has sacado a tu perro de la calle o de la protectora: y el animalito ha sufrido contusiones, maltrato y, en definitiva, se ha visto en situaciones de penuria.
  • Edad de adopción: relacionado con el punto anterior.
  • Alimentación: como en los humanos, lo que se lleva al perro a la boca determina su estado de salud.
  • Ejercicio físico: la mayoría de perros grandes hacen menos actividad de la que requieren.
    Hogar: si vive en un lugar donde tenga el espacio suficiente para moverse y correr.

Síntomas

  • Pérdida de la visión y la audición
  • Cambios en la piel y las uñas
  • Artritis, osteoporosis y otras enfermedades óseas
  • Obesidad, diabetes y patologías asociadas
  • Caída de los dientes
  • Problemas cardíacos
  • Quistes y tumores
  • Problemas urinarios y gástricos
  • Debilitamiento del sistema inmunológico

Pautas para alargar la esperanza de vida del perro

chihuahua-453063_640

  • Controla la cantidad de comida que ingiere el animal: ofrecerle raciones apropiadas alarga su esperanza de vida hasta en dos años. Así lo afirma un estudio llevado a cabo por un grupo de científicos americanos y publicado en la revista oficial de la American Veterinary Medical Association , cuyos resultados ponen de manifiesto que este control de las ingestas les ayuda a mantenerse en su peso ideal y les aleja de las dolencias propias del sobrepeso y la obesidad canina.
  • Pésalo con regularidad y procura que la báscula no oscile: la sobrealimentación canina podría conllevarle otros problemas de salud como diabetes, arritmias, etcétera. Además y también según esta misma investigación, los peludos que logran mantener un peso estable, retrasan la aparición de algunas dolencias y enfermedades crónicas bastante comunes en canes, como la displasia de cadera, la osteoporosis, la artritis e incluso algunos tumores y problemas hepáticos.
  • Elige un pienso de calidad, preferentemente de gama alta: que contenga los aminoácidos esenciales que el can necesita para crecer adecuadamente. El mercado ofrece una amplia gama según la raza, tamaño, edad del animal, y otros parámetros.
  • Haz ejercicio con tu perro: lo mejor para inculcarle unos buenos hábitos y rutinas de ejercicios a tu perro es que tú mismo practiques deporte. Una de las opciones más divertidas es la de trotar en pareja (junto a tu “mejor amigo”, una posibilidad que te brinda el canicross –una modalidad que consiste en atártelo a la cintura con un arnés especial y aprovechar su inercia-, ideal para los perros grandes, aunque casi cualquier raza lo puede practicar. Intenta asociar el deporte con la diversión.
  • Llévalo al veterinario con regularidad: los chequeos médicos anuales resultan fundamentales para vigilar su salud, así como mantener actualizada su cartilla de vacunaciones, desparasitaciones, etcétera.
  • Vigila su higiene: al margen de las obligadas duchas, que mantendrán la piel y el pelo de tu mascota en perfecto estado, conviene que te fijes en las orejas y otras cavidades. Cuando más largo sea el pelo, más cuidado tendrás que tener. Los Collie y los Cocker requieren de atención especial.
  • Descarta los dulces y otras substancias que puedan resultar tóxicas. Consúltalas aquí. Decántate por “chuches” específicas y adminístraselas con moderación.
  • Adiéstralo: no nos estamos refiriendo a entrenamientos profesionales, sino a simples pautas como evitar que cruce cuando pasen coches, que atienda a tu llamada, y otras acciones que le podrían salvar la vida. Lo más curioso del caso es que una investigación de la Universidad de Sherbrooke en Canadá, demostró que las razas obedientes viven más años que las desobedientes y que los rasgos de la personalidad del animal están relacionados con otros aspectos clave en su esperanza de vida.
  • Cepíllale los dientes: una buena salud bucodental es clave para evitar problemas mayores y enfermedades.
  • La esterilización canina, por otra parte y según los expertos, reduce de manera drástica la muerte por infecciones, enfermedades degenerativas, y, en las hembras castradas antes de la madurez sexual es capaz de atenuar el riesgo de padecer cáncer de mama.
  • No lo estreses: al margen de los obvios factores físicos, tu pequeño amigo también requerirá de tranquilidad mental. De la misma manera que el estrés y la ansiedad promueven el envejecimiento prematuro humano, lo mismo sucede con los canes. Proporciónale un ambiente relajado en el que pueda desarrollarse con libertad.

Por desgracia, tarde o temprano llegará el momento de decirle adiós y pasar el duelo, una superación que, por supuesto, no evitará que recordemos siempre a nuestro peludo con un tremendo cariño. Nada para acabar, como el que Pablo Neruda plasmó en este fragmento de su precioso poema Un perro ha muerto.

Mi perro ha muerto.
Lo enterré en el jardín
junto a una vieja máquina oxidada.

Allí, no más abajo,
ni más arriba,
se juntará conmigo alguna vez.

Ahora él ya se fue con su pelaje,
su mala educación, su nariz fría.

Y yo, materialista que no cree
en el celeste cielo prometido
para ningún humano,
para este perro o para todo perro
creo en el cielo, sí, creo en un cielo
donde yo no entraré, pero él me espera
ondulando su cola de abanico
para que yo al llegar tenga amistades.

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

mayo de 2015

Cuánto vive un perro es un consejo para Perros, y habla sobre Temas generales.


iLife Aspirador