Gatos acuáticos


Descubre algunos de los mininos que adoran el agua

Aunque una de las aseveraciones más arraigadas sobre gatos es que odian el agua (y a pesar de que muchos de ellos la aborrecen) existen también algunos mininos que adoran chapotear y mojar su cuerpecito para refrescarse –especialmente durante los meses más calurosos del año-. Hoy te hablamos de ellos.

En primer lugar y antes de entrar en mayores vicisitudes, debes saber que a un amplio abanico de estos felinos les desagrada el “líquido de la vida” por razones que atañen a sus orígenes –ya que la mayoría procede de zonas desérticas (Oriente y Oriente Medio, África y el Desierto Chino)- y a las características de su piel, que acusa en mayor medida los cambios de temperatura y el contacto con la humedad.

Razas de gatos amantes del agua

  • Maine Coon: el gatazo por excelencia (adquieren un tamaño inusual). Su manto es resistente, denso, largo (especialmente en la cola y el pecho) y fuerte; igual que su estructura y sistema inmune, unas características que los convierten en unos excelentes nadadores. Aunque los más frecuentes son los atigrados, los encontrarás en crema, gris, negro, blanco, ahumado y otros.

  • Pixie Bob: de aspecto similar al del lince silvestre y cola corta, este gato americano es muy dependiente y cariñoso, ideal para los primerizos gatunos. Tienen un carácter muy particular pues, no solo les gusta bañarse, sino que saben pasear con arnés, llevar cosas en la boca y jugar a devolverte la pelota.

  • Bengalí: este pequeño leopardo adora recrearse en la ducha. De carácter juguetón, atlético, activo, inteligente y curioso es uno de los que más disfrutan en el baño; sobre todo si son más de uno en la tina. Pero cuidadín, porque, en ocasiones y fruto de la diversión y su origen salvaje –son una mezcla de gato salvaje y doméstico- se les puede “ir la mano” (o la garra, en este caso).

  • Van Turco: oriundo del centro y suroeste de Asia –Irán, Turquía e Iraq- se trata de un gato grande, de constitución y estructura sólida –tiende a estar musculoso y fuerte-. De ojos grandes y expresivos, habitualmente ámbar claro o azules; cabeza en forma de cucha y orejas grandes y rosadas, como su hocico. Poseen un pelaje suave, largo y sedoso, con una textura idónea para el baño, impermeable, que recuerda al cachemir. Una capa protectora que durante el invierno puede parecerse al de los gatos persas, pero también un manto que prácticamente pierden por completo en verano. Respecto al color, son blancos, con la cola rojiza y algunas manchas en la cabeza. En su hábitat natural y por elección, suelen vivir cerca de ríos.

  • Bosque de Noruega: como su propio nombre nos indica, proceden de este gélido país, una nación en la que han logrado sobrevivir gracias al desarrollo de un pelaje tupido que les resguarda del frío. Pero no solo los protege de este, sino también del agua, motivo por el cual disfrutan jugando en ella.

  • Savannah: este gato de orejas grandes y tonificado cuerpo, encuentra su hábitat en la sabana, un lugar donde tiene acceso al agua. Es capaz de acatar órdenes y tiene un carácter vigoroso. Una curiosidad: se trata de una de las razas más caras.

  • Bobtail japonés: de talla mediana, cabeza triangular, pelaje blanco manchado y cola en forma de pompón. Suelen ser muy precoces y grandes cazadores, tanto, que para conseguir su presa no dudan en mojarse.

  • Manx: también conocido como Rumpy o Stubbin, este minino de pelo corto es propio de la isla británica de Man. Ágil y activo, posee grandes dosis de energía y tiene a enterrar a sus presas. Dado su entorno originario y su cuerpo compacto y fornido, con las extremidades traseras más largas, se trata de un excelente nadador. Tampoco le molesta su cola, diminuta como la de un conejo e incluso inexistente, como sucede en la subespecie Rumpy.

En todo caso y al margen de las razas en sí mismas, lo cierto es que el factor habituación posee, en este caso, una gran importancia. Es decir, si acostumbras a tu minino a bañarse desde una edad temprana y rodeas este procedimiento de estímulos positivos, lograrás que se sienta –y nunca mejor dicho- como pez en el agua.

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

Gatos acuáticos es un consejo para Gatos, y habla sobre Temas generales.


Piscina para perros