Consejos para adoptar a un gato


Acoger a un minino en el seno de nuestro hogar conlleva múltiples placeres pero también una serie de obligaciones

A la hora de adoptar un minino en el seno de nuestro hogar resulta conveniente tener en cuenta una serie de parámetros que determinarán el éxito o el fracaso absoluto de su acogida; unas claves que debes conocer y que hoy te contamos.

Consejos para adoptar a un gato

Familia

No nos estamos refiriendo solamente a la edad de sus integrantes (si hay niños muy pequeños habrán de aprender a tratarlos para no llevarse más de un arañazo) sino también al carácter de cada uno de los miembros, a sus alergias, manías, a su estilo de vida (viajes, trabajo) y a la disponibilidad (tiempo y ganas) que tendrán de darle cariño al felino. Recuerda que requiere de atenciones que van más allá de cubrir las cuestiones de intendencia. ¿Estás dispuesto a ofrecerle amor?

Hogar

¿Tendrá tu gato espacio suficiente para desarrollarse?¿Será posible cerrar la puerta durante la noche y evitar que te quite el sueño si se “activa” demasiado? ¿Podrá correr y disfrutar de su naturaleza juguetona e instinto cazador? ¿Tienes plantas y balcón? ¿Dispones de una gatera? ¿Posees muebles valiosos? Todas ellas son preguntas imprescindibles que habrías de plantearte antes de la adopción.

Castración

La esterilización de los mininos caseros es prácticamente obligada y constituye una responsabilidad que evita la superpoblación de esta especie (una superpoblación cuyas necesidades son imposibles de cubrir y que lleva aparejada una serie de inconvenientes). Asimismo, resulta imprescindible si queremos evitar que “marque” con su orina “sus” lugares favoritos de la casa.

Edad del animalito

Aunque los preferidos son los cachorros -no solo por su entrañable y estrujable apariencia, sino porque muchos dueños prefieren forjar el carácter del gato desde bien temprano-, adoptar a un ejemplar adulto implica ciertas ventajas: te ahorrarás la castración, los gastos de las primeras vacunas (más cuantiosos al principio), el amamantamiento y otros problemas. Sin embargo, intenta que no supere los 8 años pues, en estos casos, ya son muy mayores y les cuesta acoplarse al nuevo contexto.

Procedencia

small

Protectoras, tiendas de mascotas, refugios de animales, la calle, otro hogar… la procedencia del felino puede ser variada y determina su comportamiento de tal manera que, en según que casos, nos obliga a adoptar ciertas pautas de actuación. Es el caso de los gatos callejeros que, al margen del correspondiente chequeo médico (imprescindible para descartar enfermedades graves), suelen presentar una personalidad huidiza, fruto de sus “malas experiencias de vida”. Ten paciencia y realiza un acercamiento paulatino: enséñale a jugar contigo y a que tus manos no son más que fuente de caricias y comida. Si dispones de un espacio exterior como una terraza o jardín, tanto mejor, pues favorecerá la adaptación del minino a su nuevo entorno. Ahora bien, si es la primera vez que adoptas uno, te recomendamos que optes por alguno que haya nacido en la camada de la gata de un conocido o similares.

Mascotas “aparte”

Es decir, con qué otros animales va a convivir el nuevo inquilino. En el caso de los gatos, son muy territoriales, así que tendrás que acostumbrarlos progresivamente. En este punto resulta básico que ambos estén castrados. Con los perros la habituación también podría ser complicada, aunque no sucede lo mismo si se trata de cachorros que crecerán juntos. Por fortuna, existen una serie de trucos para lograrla con éxito.

Economía

Calcula el desembolso que supondrá no solo su alimentación (evita los piensos de marca blanca, en la mayoría de los casos son incapaces de cubrir sus necesidades nutricionales por completo), sino también su higiene (arena y areneros), el mantenimiento de su salud (vacunas y similares) así como aquel dinero que se destinará a los percances que, probablemente, causará (desde cortinas rasgadas hasta rollos de papel higiénico hechos pedazos), a sus juguetes, camas y accesorios como transportines, rascadores, cortaúñas, cepillos y otros. Asesórate -puedes consultar al veterinario, a un amigo que ya tenga gatos o investigar en Internet-.

¿Te sientes preparado pues para adoptar un gato? En todo caso, lo mejor que puedes hacer es fijarte en sus hábitos y costumbres. La observación es una magnífica escuela para conocerlo.

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

junio de 2015




¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar

avatar
900
wpDiscuz