Esterilización felina: cuándo, cómo y por qué


Un poco de biología

Las gatas no tienen menstruación, tienen celos  o estros, que es la palabra correcta para definir el ciclo reproductivo de las hembras. A diferencia de las perras las gatas entran en celo varias veces en un período concreto del año (primavera – verano) y es lo que se denomina poliéstrica estacional.

El primer celo de la gata aparece alrededor de los 5-10 meses de vida (durante la pubertad del animal), dependiendo de varios factores que ahora describiremos; a partir de este momento nuestra gata será fértil pudiendo llegar a tener hasta 3 camadas de gatitos en un mismo año si no la esterilizamos a tiempo.

Factores que influyen en el inicio de la pubertad y primer celo de una gata

  • El peso de la hembra: la gata debe tener un peso mínimo para poder entrar en celo y gestar una camada. Ésta suele ser alrededor de los 2,5 kg de peso.

  • La raza: las razas de pelo corto, como los siameses, alcanzan antes la pubertad que las razas de pelo largo, como por ejemplo los persas.

  • Factores externos o ambientales: la cantidad de horas de luz, la temperatura ambiente, la presencia de un macho sin castrar en el entorno.

La época del celo en las gatas tiene lugar en la primavera, cuando hay más horas de luz, período durante el cual puede tener varios celos, con un intervalo de dos a tres semanas entre ellos. Además las gatas, a diferencia de las perras, no manchan.

Lo que si podemos encontrar es que en gatas que viven en el interior del hogar donde hay calefacción y luz artificial, puedan presentar algún celo incluso en invierno, ya que la estacionalidad será menos marcada.

Las hembras en celo pueden atraer a machos sin castrar a la zona desde varios km de distancia, lo que puede traer aparejado marcajes con orina, maullidos nocturnos y peleas.

Características del celo

El cambio de comportamiento asociado al celo en las gatas es característico, maúllan mucho y con insistencia un” mauuggrrrrrr” muy típico, que realiza en cualquier momento del día o la noche, se frota por todas partes y se revuelca rodando sobre sí misma. Cuando la tocamos o acariciamos adopta una postura de cópula, toda agachada menos los cuartos posteriores que eleva y desvía la cola hacia uno de los lados, esta postura se llama “lordosis”. Está especialmente mimosa y tratan de atraer nuestra atención de cualquier manera.

Las fases del celo en las gatas se dividen en 4:

  • Proestro: en esta fase la gata muestra comportamiento de celo, atrae al macho pero impide la monta.

  • Estro: es la fase que se conoce como celo propiamente dicho. Los comportamientos del celo como maullidos y restregones se hacen más evidentes y aquí es cuando deja que el macho la monte.

  • Diestro: es la fase entre un estro y otro.

  • Anestro: es la fase de reposo.

Ventajas y desventajas de esterilizar

Hay una falsa creencia de que las gatas deben criar al menos una vez en la vida, vamos a dejarlo claro, esto es completamente falso, no es necesario que una gata tenga una camada para completar su desarrollo o que necesite tener gatitos para que sepa que es una gestación, ni nada por el estilo. De hecho se ha comprobado que una esterilización precoz minimiza el riesgo de padecer, en edad adulta, tumores mamarios. Por lo que se recomienda que si no deseamos que la gata quede gestante, es que se la esterilice lo antes posible, con lo que evitaremos los celos, maullidos, marcajes, escapadas, enfermedades uterinas y ováricas, y los tumores mamarios que ya habíamos nombrado.

Todas las gatas sin esterilizar corren el riesgo de padecer infecciones uterinas (piómetras) lo que pone en serio peligro la vida del animal, si no son detectadas a tiempo y tratadas adecuadamente. Hay que aclarar que el tratamiento de elección en estos casos es la cirugía (además de que se den medicamentos para que el estado del animal no empeore más de lo que está). El hecho de entrar a cirugía en estas condiciones es un riesgo añadido para la vida del animal. También hay que aclarar que los tumores mamarios que pueden desarrollar por no estar esterilizadas suelen tener en un gran porcentaje características malignas (cáncer). Con lo que la esperanza de vida del animal se vería sensiblemente reducida.

Los últimos estudios que se han realizado sobre la esterilización temprana han demostrado que si se esteriliza antes del primer celo se reduce en un 91% el riesgo de padecer tumores mamarios, disminuyendo este porcentaje a medida que van pasando los celos.

Otro punto a tener en cuenta es que hembras con enfermedades infecciosas como el FeLV (Leucemia felina) y FIV (Virus de la Inmunodeficiencia felina o Sida Felino) pueden ser transmitidas a sus camadas.

Tampoco la gestación y el parto están exentos de riesgos, a veces graves, acabando con la vida de la gata y de los cachorros, entre ellos podemos nombrar las distocias del parto en el que son necesarias las cesáreas, fetos retenidos, eclampsias, rechazo de los cachorros, falta de leche en la madre, incompatibilidad sanguínea entre la madre y el cachorro, entre muchas otras.

Los machos:

Los  gatos machos sin esterilizar de vida libre tienen un territorio mucho mayor, marcando con orina el mismo, son más propensos a vagabundear y extraviarse o resultar atropellados con más facilidad.

Son mucho más dados a meterse en peleas, aumentando gravemente el riesgo de contraer enfermedades como la Leucemia felina o Inmunodeficiencia, entre otras. También sufren heridas y abscesos en dichas peleas.

Dentro de casa suelen marcar con orina paredes, suelos o muebles, y a veces  suelen ser más agresivos con sus propietarios.

La mejor arma para prevenir la aparición de estos problemas es una esterilización temprana.

Cuándo esterilizar

Lo que se suele recomendar es esterilizar entre los 5 y 6 meses de edad, pero también existe la llamada esterilización temprana que se realiza entre los tres y cuatro meses de edad.

La mejora de las técnicas anestésicas y quirúrgicas permite intervenir a un gatito de esa edad casi sin riesgos y con la ventaja de que al ser jóvenes se recuperan mucho antes volviendo en poco tiempo a su comportamiento habitual.

Es muy importante controlar su temperatura corporal durante la cirugía y después de ella siendo la hipotermia  el riesgo de mayor importancia si no se tiene en cuenta.

¿En qué consiste la cirugía?

La cirugía a realizar se denomina ovariohisterectomía si quitamos ovarios y útero u ovariectomía si sólo se quitan los ovarios. Existen dos técnicas para esterilizar a las hembras:

  • Abordaje lateral: puede ser más complicada a la hora de retirar todo el tejido uterino o si aparece alguna complicación en la cirugía. Al abordar por músculo es un poco más doloroso. Es la técnica que se utiliza en las colonias callejeras para controlar la evolución de la herida y caída de los puntos.

  • Abordaje por línea media: ha evolucionado hasta ser mínimamente invasivo, con cicatrices muy pequeñas. Se observa menos dolor y es mejor a la hora de retirar correctamente útero y ovarios y de resolver cualquier tipo de complicación quirúrgica.

  • En machos: es muy simple, apenas es un corte de 1 cm, por el que se extraen ambos testículos, la cicatrización es muy rápida, en tres o cuatro días ha cerrado la herida, no suelen hacerse puntos externos.

Falsos mitos

  • Cambios en el comportamiento del gato: dejar de jugar, perder su personalidad etc. Nada de esto es cierto.

  • Problemas en el desarrollo y el crecimiento: un gato esterilizado con 6 meses continúa creciendo hasta la edad adulta.

  • Riegos anestésicos mayores en gatos jóvenes: el riesgo anestésico es el mismo para un gato joven que uno adulto, además hay que tener en cuenta que las anestesias han evolucionado mucho en los últimos años haciendo que estos riesgos a día de hoy sean mínimos.

  • Problemas de obstrucción urinaria en machos o alteración del diámetro de la uretra en gatos esterilizados tempranamente: los problemas de obstrucción urinaria se deben más a la calidad del alimento proporcionado y a otros factores que al hecho de que esté esterilizado o no.

Verdadero

La esterilización disminuye el metabolismo basal y si no estamos bien informados podemos incurrir en errores a la hora de alimentarlos. Por lo que es importante tenerlo muy en cuenta, ya que estamos esterilizando a los gatitos entre los 6 -12meses de edad, momento en el cual su crecimiento también comienza a ralentizarse, por lo que a partir de este momento hay que medir exactamente la cantidad de alimento que necesita, y no ofrecer más alimento que ese. Es importante la calidad del alimento que se ofrece ya que un alimento de baja calidad no proporcionará todos los nutrientes que necesite haciendo que nuestro gato nos exija más comida de la debida.

Es muy importante que el propietario estimule el ejercicio físico en su mascota, mediante juegos o incluso poniendo la ración diaria a diferentes alturas o en distintos sitios para que el gato la busque, coma y se entretenga a la vez.

Lda.: Fernanda Gallastegui Ante.
Veterinaria Col.: B-3643 (Premià de Mar)

diciembre de 2014




¿Qué opinas sobre este artículo?

1 Comentario... en "Esterilización felina: cuándo, cómo y por qué"

avatar
900
Sort by:   newest | oldest
Matilde gonzalez
Guest

Maravilloso