Raza de perro SPANIEL FRANCÉS


SPANIEL FRANCÉS

Epagneul français

Descripción

El spaniel francés es un perro de aspecto parecido a un setter. Su talla es mediana a grande, elegante, musculoso, con patas fuertes de huesos grandes (especialmente las delanteras) y proporciones armoniosas. Su cabeza es de tamaño medio-ancho con las orejas bajas, largas, planas y cubiertas de pelo tupido, largo y fino. Su cola es de inserción media, de tamaño medio, que dibuja dos curvas ligeras cóncavas y convexas. Su pelaje es liso, sedoso y abundante sobre el cuerpo, más ondulado en el cuello y nacimiento de la cola y más fino sobre la cabeza. El color del manto es blanco y marrón castaño de varias tonalidades, parcheado y las partes blancas pueden ser moteadas. Ocasionalmente existen ejemplares color roano.

  Origen e historia del SPANIEL FRANCÉS

El spaniel francés está emparentado con el perdiguero de Drente y es descendiente de los perros de oysel (perdigueros) descritos por el conde de Foix, Gaston Febús, ya en el Siglo XIV los cuales gozaron de bastante fama durante la Edad Media y dieron origen a las distintas variedades de los Spaniels de caza. Tras la Revolución Francesa el spaniel francés enamoró al círculo aristocrático de Versalles, que aparte de utilizarlo para la caza de aves, lo inmortalizó en varias de sus pinturas. En 1891, James de Connick redactó el primer estándar de la raza que sería modificado varias veces y adaptado a la evolución de la raza. Hoy por hoy este perro de caza típico apenas trabaja y es más probable encontrarlo como compañero aunque sigue siendo poco frecuente fuera de Francia.

  Temperamento y comportamiento del SPANIEL FRANCÉS

El spaniel francés es un perro usado en las actividades cinegéticas, como perro de muestra y cobrador para la caza de aves, tanto en tierra como en agua, pero también para la caza del zorro y la caza menor. Hoy por hoy, sin embargo, es más usado como mascota. Por sus características requiere una gran cantidad de ejercicio por lo que es más adecuado para la vida en las zonas rurales, donde tienen más posibilidad de salir al campo, o para familias numerosas y activas con mucho movimiento y con espacio. No son muy adaptables a la vida en apartamentos ni a las limitaciones de la vida urbana y quizá por ello no sean tan comunes. En familia son perros amables, afectuosos, tolerantes, dóciles, calmados, de fácil adiestramiento que además debe ser suave, dulces y fiables con los niños y tranquilos con otros perros. Son además excelentes guardianes. Por último, si se aburren, están encerrados o permanecen tiempo solos pueden ponerse muy nerviosos y volverse muy destructivos y ladradores.

  Salud y cuidados del SPANIEL FRANCÉS

El spaniel francés es una raza que no suele presentar problemas de salud, ni tampoco se le conocen enfermedades congénitas características de la raza. Pueden darse, eso sí, algunos casos de enfermedades óseas y de displasia de cadera. Asimismo conviene revisarle su pelaje y ojos para prevenir infecciones, así como sus orejas caídas para que no se le acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte y saludable que no precisa muchos cuidados además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional precisa un entrenamiento físico diario. Son además propensos al sobrepeso por lo que hay que atender a su alimentación. Por último, para el mantenimiento de su pelaje largo basta con un cepillado cada dos días y con más frecuencia en épocas de muda.