Raza de perro SETTER IRLANDÉS ROJO


SETTER IRLANDÉS ROJO

Irish red setter

Descripción

El setter irlandés rojo es un perro elegante, atlético, de expresión gentil, equilibrado y proporcionado. Su cabeza es larga y esbelta con un hocico alargado de tendencia cuadrada. Sus orejas son largas y caídas, mientras que su cola es baja y recubierta de una capa de pelo plumosa. Su pelaje es abundante, largo y sedoso, siendo aún más largo y fino en patas, cola, parte inferior del cuerpo y más corto en la cabeza. Su color es castaño subido, sin rastro de negro y con tendencia al blanco en el pecho, la garganta, o los dedos.

  Origen e historia del SETTER IRLANDÉS ROJO

Setter proviene del verbo inglés set, que en uno de sus significados hace referencia a la acción del perro de ubicar la presa. El setter irlandés rojo fue desarrollado en Irlanda a partir de finales del Siglo XVIII para tal fin: rastrear y mostrar la presa para que el cazador la abatiera con su escopeta y luego cobrarla. La raza deriva del Setter Irlandés rojo y blanco cruzado con un spaniel rojo sólido desconocido. El Club del Setter Irlandés Rojo se creó en 1882 para promover la raza, publicándose su estándar en 1886. Un siglo después, en 1998, el Club publicaría el estilo de trabajo para la raza. El Setter Irlandés Rojo ha evolucionado a través de los años transformándose en un perro duro, saludable e inteligente. Hoy es una de las mascotas más populares del mundo poseedor igualmente de una gran habilidad para el trabajo.

  Temperamento y comportamiento del SETTER IRLANDÉS ROJO

El setter irlandés rojo antaño un perro usado en las actividades cinegéticas, especialmente como perro de muestra y cobrador en tierra y agua, pero también para la caza del zorro y menor, es hoy por hoy una mascota frecuente. Por sus características de setter requiere una gran cantidad de ejercicio por lo que es más adecuado para la vida en las zonas rurales, donde tienen más posibilidad de salir al campo, o para familias numerosas y activas con mucho movimiento y con espacio. Con todo y con eso son adaptables a la vida en apartamentos siempre que se les proporcione “fiesta”, juego y actividad. En familia son perros vivaces, veloces, amables, afectuosos, tolerantes, dóciles, fiables con los niños y tranquilos con otros perros siempre que se lleve a cabo una correcta socialización y un buen adiestramiento para evitar su conducta caprichosa y revoltosa a la que son propensos. Si se aburren, está encerrados o permanecen tiempo solos pueden ponerse muy nerviosos y volverse muy destructivos y ladradores.

  Salud y cuidados del SETTER IRLANDÉS ROJO

El setter irlandés rojo es una raza que puede presentar algunos problemas de salud en los huesos y articulaciones, debido a su desarrollo lento, siendo propensos igualmente a las torsiones gástricas y dilataciones estomacales y menos comúnmente a algunas otras afecciones genéticas como la atrofia progresiva de retina o la displasia de cadera. Asimismo conviene revisarle su pelaje y ojos para prevenir infecciones, así como sus orejas caídas para que no se le acumulen bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis.

Respecto a su cuidado es un perro fuerte pero además de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros, necesita que se le preste atención en varios aspectos. Conviene un entrenamiento físico diario para mantenerlo en forma y equilibrado. Por otro lado, conviene adiestrarlos de una manera firme y socializarlos correctamente ya que tienden a coger malos hábitos con rapidez. Son además propensos al sobrepeso por lo que hay que atender a su alimentación. Por último, para el mantenimiento de su pelaje largo basta con un cepillado cada dos días y con más frecuencia en épocas de muda.