Cómo bañar a un perro


Descubre las pautas necesarias para la higiene de tu can

Uno de los puntos básicos de la higiene de un perro -y al margen de cuestiones bucodentales, entre otros- es su baño; un procedimiento que no siempre es fácil de llevar a cabo en casa y para el que conviene conocer unas pautas básicas. Hoy destacamos las más importantes.

Frecuencia

En primer lugar has de saber que no deberías bañar a tu perro antes de que cumpla las cinco semanas de edad. Procura que tenga ya puestas todas las vacunas correspondientes.
Respecto a la frecuencia no existe una norma específica (al margen de hacerlo cuando se ha ensuciado). Depende de la raza, del tipo de pelo, de su edad, del carácter, las condiciones climáticas, etcétera. Algunos, por ejemplo, necesitan de una ducha semanal para evitar problemas de olor -en ocasiones el quid de la cuestión se encuentra en los oídos, la boca y las glándulas anales-, pero a la mayoría le bastará con recibir una cada 15 o 30 días. Eso sí, te recomendamos que no abuses para no irritar su dermis a no ser que lo consideres estrictamente necesario.

Champú

Escoge un champú específico para perros, de pH neutro. Aunque resulten tentadoras, aléjate de los perfumes y fragancias, que podrían marear al animal y hasta irritar su piel. Los de avena, por ejemplo, suelen dar buen resultado, así como el de árbol de té. Por fortuna, la variedad es bastante amplia. Algunos, incluso, pueden ayudar a prevenir las pulgas -los que contienen piretrina, piretro y aceite de cítricos-.

Procedimiento sobre cómo bañar a un perro

  • 1. Prepara el baño para que se sienta a gusto y con la finalidad de que puedas moverte cómodamente.

  • 2. Si dispones de una terraza grande o espacio al aire libre también puedes hacerlo fuera con una manguera, piscina de plástico infantil, etcétera. Obviamente solo cuando haga buen tiempo y el peludo no corra el riesgo de resfriarse.

  • 3. Cierra la puerta del aseo para que no pueda escaparse si percibe algún estímulo externo.

  • 4. El agua debe estar tibia, tanto en invierno como en verano.

  • 5. Comprueba que tenga las uñas lo suficientemente cortas para ahorrarte arañazos.

  • 6. Quítale el collar.

  • 7. Desenreda su pelaje con un peine de cerdas suaves, te facilitará el enjabonado.

  • 8. Si tiene tendencia a la otitis y otras enfermedades inflamatorias de los oídos, tápaselos con algodones.

  • 9. Comienza enjuagándolo por completo y ten cuidado con la zona de las orejas y los ojos. Coloca tu mano debajo de la alcachofa para atenuar la presión del chorro.

  • 10. Aplica el jabón por su lomo y restriega; sigue con las patas y frótalas con ahínco. Por último, dedícate a la cabeza (sin champú, preferentemente). Si le da mucha impresión, pásale una toallita húmeda por la cara.

  • 11. Enjuágalo tantas veces como sea necesario. Los residuos de champú podrían causarle alergias y otras complicaciones.

  • 12. Sécalo con una toalla (para retirar el exceso de agua) y, a continuación, usa un secador específico para perros, que hacen menos ruido que los convencionales (a no ser que le hayas habituado al tuyo).

  • 13. Cepilla su pelaje hasta que desaparezcan los nudos y luzca brillante. Si se le enreda con facilidad, opta por un acondicionador para canes.

Trucos para bañar a un perro miedoso

pug-694802_640

Por desgracia y si bien el baño casero ya lleva implícito una serie de incomodidades, también encontramos a canes con fobia al agua. Si es el caso del tuyo, la idea es convertir ese momento de acicalamiento en algo positivo, de manera que, lo primero que deberías tener claro, es que nunca forzarás al animal a acercarse a la bañera ni le amonestarás.

  • 1. Usa juguetes para atraerle hacia la ducha, constituyen un refuerzo positivo que asociará con la diversión.

  • 2. Acostúmbrale al agua progresivamente: comienza con la mano húmeda, empapa una toalla y pásasela por el rostro, moja su cuerpo lentamente y evita el contacto directo con la alcachofa. Ve con especial cuidado con los ojos y la cabeza.

  • 3. Hazle sentir seguro: esto implica acciones tan sencillas como retirar los botes de champú para que el animal no los tire al suelo durante su aseo y se asuste. Coloca una alfombrilla antideslizante en el suelo de la bañera u otro método anti resbalones para que sus patitas no patinen involuntariamente.

  • 4. Tranquilízale con dulces palabras y caricias.

  • 5. Al terminar, prémiale con una chuchería específica para canes (nada de chocolate u otros productos aptos para el consumo humano pero poco recomendables en perros).

Y tú, ¿ya sabes todo lo necesario para bañar a tu perro con éxito? Di que sí y ahórrate los ladridos pasados por agua.

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

junio de 2015

Cómo bañar a un perro es un consejo para Perros, y habla sobre Salud e Higiene.


iLife Aspirador