Los perros y las personas con discapacidad


En un artículo anterior os explicamos las tareas en equipo que humanos y perros podemos llevar a cabo. Los perros pueden sernos de utilidad en situaciones en las que, desgraciadamente, hemos perdido parte de nuestra capacidad física.

Técnicamente, este tipo de perros se conoce como perros de servicio. Ayudan a personas que padecen algún tipo de discapacidad física, que van en sillas de ruedas, caminan con dificultad, etc.

El Foro de trabajadores de IAA (Intervenciones Asistidas con Animales) los define como:
“Perro adiestrado para auxiliar a las personas que padecen una discapacidad física en el desarrollo de las labores propias de la vida cotidiana, tanto en su entorno privado como en el entorno externo.”

Los perros de asistencia

La decisión de adquirir un perro de asistencia debe madurarse muy bien, ya que no se tratan de mascotas, sino de animales que han recibido un duro adiestramiento. El perro y la persona pasarán a formar un equipo, un tándem, diseñado para superar dificultades físicas o psíquicas.

Otra especialidad dentro de los perros de asistencia son los perros guía, que como ya os contamos en otro artículo, ayudan a las personas invidentes. Según la IAA, es “el perro que ha sido adiestrado en centros especializados para el acompañamiento, conducción y auxilio a personas con discapacidad visual.”

Los perros señal o perros para sordos, ayudan a aquellas personas con problemas auditivos. La IAA los define como “aquellos perros adiestrados para avisar a las personas con discapacidad auditiva de distintos sonidos e indicarles su fuente de procedencia.” Es decir, nos avisan del peligro que no podemos oír. Imaginad que una ambulancia viene a toda velocidad por detrás, sin que podamos verla ni oírla, sube a la acera para esquivar el tráfico… Nuestro perro seguramente estará al quite.

Más beneficios

Secundariamente, también se acepta otras modalidades de ayuda englobadas como perros de asistencia. Técnicamente no ayudan a personas con discapacidad, pero sí son perros que se desviven por los humanos.

Las personas con autismo pueden beneficiarse del cariño y atención de los perros que han recibido un adiestramiento especial. No consideramos el autismo como una discapacidad, pero sí puede mejorarse con la asistencia de uno de estos canes especiales. Consiguen aumentar la socialización de estas personas, prevenir accidentes… Además de la ayuda física que prestan, los perros de asistencia son importantes por el beneficio emocional que aportan a las personas.

Los perros de terapia o perros de ayuda social buscan mejorar la calidad de vida y el estado emocional de personas con discapacidades psíquicas, como hemos visto con los autistas. Su influencia es muy positiva en lugares donde las condiciones de vida son deprimentes, como las cárceles, centros de drogodependencia, residencias de ancianos, etc.

Otra modalidad bastante instaurada en nuestra sociedad es el perro de alerta médica. Su finalidad principal es la de avisar de una alerta médica en personas que tienen un problema crónico grave que puede acabar con su vida. Estos perros, literalmente, salvan vidas.

Carácter especial

El perro de asistencia no tiene por qué ser de una raza determinada, lo importante es que esté en forma y su carácter sea tranquilo, dócil, cariñoso, equilibrado. En definitiva, que sea un perro que transmita serenidad y adaptado a la vida en sociedad. Si el animal es tranquilo, transmitirá tranquilidad; si es nervioso, transmitirá nerviosismo.

Así pues, como hemos visto los perros y las personas con discapacidad mantienen una relación de lo más especial.

foto-agueda

Vicente Zaragozá
Periodista y responsable de comunicación

Los perros y las personas con discapacidad es un consejo para Perros, y habla sobre Adiestramiento.


Piscina para perros