Perros de salvamento y rescate


Los perros de salvamento y rescate desarrollan una labor que permite salvar vidas. Es uno de los muchos trabajos en equipo que humanos y perros pueden llevar a cabo

La primera operación de rescate por parte de un perro está fechada nada menos que en el siglo XVII. Sin embargo es desde hace un par de décadas cuando empieza a aprovecharse organizadamente esta capacidad canina.

Actúan como socorristas, encuentran víctimas entre los escombros y recuperan a equipos de montañeros en situaciones extremas. Participan cada año en miles de intervenciones de rescate con las que se salvan miles de vidas humanas.

¿Qué cualidades debe tener un perro de salvamento?

Independientemente de la raza, que puede ser tanto pastor alemán, como belga, labrador, golden retriever, perro de aguas español, incluso mestizo, estos perros superan una selección previa en la que se valora su capacidad auditiva y olfativa, el carácter (que sean activos, inquietos, seguros…), su estado de forma, etc. Habitualmente se emplea machos, aunque no se descarta a las hembras por sistema. Eso sí, debe ser robusto, fuerte, ágil y contar con largas extremidades pero sin espolones.

Sus características innatas son casi tan importantes como el tenaz entrenamiento al que se someten. Una de sus cualidades naturales es la extrema capacidad olfativa. Poseen cerca de 200 millones de células olfativas en su hocico, 40 veces más que los humanos.

Héroes

Man and dog ­ a police K-9 unit ­ demonstrate search and rescue skills in North Coventry Township PA. 2004-10-02.

En determinadas situaciones, como una riada o un alud de nieve, es posible que no exista rastro olfativo humano. ¿Cómo son capaces de encontrarnos? A este tipo tan especial de perros se les entrena a ‘ventear’, es decir, a olisquear el aire para detectar rastros de olor humanos. Una vez el can ha localizado ese olor, y gracias al férreo entrenamiento, avisa a su guía mediante fuertes ladridos y sin moverse del lugar. Empieza entonces la labor de localización y rescate.

Son capaces de remolcar una embarcación con varias personas a bordo, cargar con heridos inconscientes, sacar a gente del agua…
¿Y aún te preguntas por qué los necesitamos a nuestro lado cuando ocurre una catástrofe natural?

Para lograr que un perro de salvamento sea eficaz necesita al menos dos años de adiestramiento. Este entrenamiento continuará durante toda su vida.

Si en alguna situación es especialmente visible su labor es en los terremotos. Los informativos de la televisión recogen las terribles imágenes de ciudades, pueblos, desolados por la devastadora fuerza de la naturaleza. Y siempre vemos algún equipo liderado por un perro de salvamento olisqueando aquí y allá tratando de encontrar supervivientes de entre los escombros.

En España contamos con cerca de 100 equipos de rescate, entre las que se cuentan unidades como la de salvamento de montaña, a imagen y semejanza de la creada en Suiza en los años 70 del pasado siglo.

El 26 de abril es el Día Internacional de los Perros de Rescate y Salvamento, un modesto homenaje a estos héroes cuadrúpedos. Héroes porque desarrollan su encomiable labor de forma natural y con la única recompensa de hacer felices a los humanos.

La próxima vez que te cruces con ese perro del vecino que a veces te molesta porque ladra a deshora o porque asusta sin querer a tu pequeño can, piensa en lo mucho que hacen por nosotros a cambio de casi nada. Ellos dan la vida por nosotros si es necesario; intentamos hacerles la suya lo más agradable posible.

foto-agueda

Vicente Zaragozá
Periodista y responsable de comunicación

Perros de salvamento y rescate es un consejo para Perros, y habla sobre Temas generales.


iLife Aspirador