Cómo actuar si un perro te muerde


Si un perro te ataca, haz lo que menos te apetezca: no corras, no lo mires y mantente inmóvil

Puede ocurrir que te encuentres paseando por el parque y, de repente, te ataque un perro. Te puede ocurrir en la calle, yendo a comprar el pan o en tu propia casa. No es lo habitual pero puede ocurrir y, de hecho y por desgracia, ocurre.

¿Cómo actuar si un perro te muerde? Lo primero que tienes que hacer es no hacer lo que habitualmente se hace: Correr, agitar los brazos y mirar al perro.

Puede parecer complicado estarse quieto viendo como un perro te gruñe. De hecho, lo és pero no hacerlo puede empeorar la situación.

Los animales huelen el miedo

Habrás oído en muchas ocasiones que los animales huelen el miedo y hay algo de verdad en ello. Si te mueves demasiado puedes provocar que el perro vea que eres una amenaza y si entras en pánico puede que aumente la seguridad del can para atacarte.

No te muevas: Es lo más difícil pero si aguardas inmóvil, con los puños cerrados, para que no te muerda los dedos y desvías la mirada puede que el animal pierda interés en tí y se relaje. Mover los brazos o mirarle, pueden ser consideradas amenazas.

Por supuesto, no salgas corriendo aunque lo que más te apetezca en este mundo sea salir corriendo como un loco. Primero porque nunca vas a correr más rápido que el perro y segundo porque puedes activar el instinto cazador del animal.

La técnica del carterista

Si el perro sigue ahí amenazante, intenta distraerlo. Tírale algún objeto con el que pueda jugar o morder como una botella de agua, así perderá su interés en tí y te dará tiempo a escapar.

Si nada de lo anterior ha funcionado, sigue manteniendo la calma. Es el momento de enfrentarse al perro y aunque te tiemblen las piernas con una voz segura y profunda dale una orden, siempre evitando el contacto visual.

Si el perro comienza a morderte, tienes que defenderte. No se trata de lastimar al animal sino de defenderte y trata de pedir ayuda.

Si has caído al suelo, es más difícil luchar así que protege tu garganta, la cara y el pecho. Encójete sobre tu estómago y rodillas mientras proteges la cabeza con los brazos. Cuando pare, aléjate del lugar despacio, será todo un reto permanecer tranquilo después de un ataque.

Tratar la herida

Si un perro te ha mordido, lo primero que tienes que hacer el preocuparte de la herida:

  • Lávala con agua y jabón: Con este sencillo paso puedes evitar la rabia al eliminar los restos de saliva del animal. Después, cubre la herida con gasas y frena la hemorragia si la hubiera.

  • Acude al médico: Si no es tu perro, no sabes si tiene todas las vacunas en regla. Si es un perro conocido indica la raza y lleva contigo la cartilla de vacunación del animal.

  • Veterinario: Contactar con el veterinario del perro.

  • Control del perro: Los siguientes quince días a la mordedura hay que tener mucho cuidado si el can presenta síntomas relacionados con la rabia.

La mayoría de los ataques son a niños

La mayoría de las agresiones de perros se producen a niños de entre cinco y nueve años ¿Por qué? En primer lugar, los niños pasan mucho tiempo con los perros, son unos compañeros de juego estupendos pero éstos no detectan las señales igual que en los adultos como el tono de la voz. Un perro que es celoso o territorial, un niño al que no se le ha enseñado cómo debe tratar a su perro, son caldos de cultivo para las agresiones. Nunca se debe dejar al niño solo jugando con el perro sin la supervisión de un adulto.

El líder de la manada

Un buen adiestramiento es fundamental. Hay que enseñar al perro quién es el líder de la manada y el encargado de estabilizar y contener las agresiones del grupo. Hay que enseñar al perro que el hombre y la mujer son los líderes de la manada. La educación, el cariño y la comprensión son fundamentales para una convivencia en armonía y evitar futuras agresiones.

foto-iratxe

Iratxe Comas Quintero
Periodista, blogger y community manager

Cómo actuar si un perro te muerde es un consejo para Perros, y habla sobre Adiestramiento.


iLife Aspirador