Cómo cuidar a un hurón


Tapa agujeros y guarda las cosas frágiles, los hurones son expertos trepadores y animales muy inteligentes, también son un poco gatos

Si estás pensando en ampliar la familia y has pensado en integrar a un hurón como mascota debes saber que son animales muy sociables e inteligentes que necesitan que les presten atención diaria. El hurón se ha convertido en la tercera mascota preferida en nuestro país pero aún estamos un poco ‘peces’ a la hora de saber sobre sus costumbres y necesidades. Es lo más parecido a tener un gato o un perro, pueden estar sueltos por la casa o en jaulas, te harán compañía y pasarás momentos muy divertidos con ellos pero como toda mascota necesita unos cuidados básicos, te enseñamos cómo cuidar a un hurón.

La alimentación, dónde va a dormir el hurón, el aseo y los cuidados veterinarios son imprescindibles para que tu hurón y tú podáis vivir felices.

Crecer fuertes y sanos

Los hurones son animales carnívoros. El otro día hablamos de la importancia de una alimentación de calidad y os enseñábamos a leer los ingredientes en el artículo Comprar piensos de calidad. Con la comida de los hurones pasa lo mismo. Para que sea una alimentación óptima, los tres primeros ingredientes deben ser carne y las grasas no deben superar el 20% de la composición total. Lo hurones pasan la mayor parte del tiempo, por lo general, en jaulas y no se mueven demasiado por lo que hay que vigilar el sobrepeso. Si la grasa es de origen animal, hay que fijarse que también contenga antioxidantes.

Al igual que con un perro o un gato, los hurones pueden comer comida para humanos. La pechuga de pollo o el pavo les encantan y se pueden utilizar como premio. También hay latas de comida húmeda para hurones.

Si observamos que el pelo de nuestro hurón no brilla, que las pezuñas están blandas o que siempre está cansado puede significar una falta de nutrientes. Una buena salud es sinónimo de una vida longeva para poder disfrutar de nuestro hurón durante muchos años.

Una habitación al gusto

Los hurones necesitan una jaula para pasar el tiempo cuando no estamos en casa. No se le debe dejar solo por la casa sin supervisión porque puede escaparse o tragarse algún objeto.

La jaula del hurón no sebe ser inferior a sesenta por cien. Como toda habitación necesita una cama. Puede ser una caja de cartón o una toalla pero también existen camitas diseñadas para hurones fáciles de limpiar para que tengan una mayor higiene. También necesitará comida y agua. Deben ser recipientes que no se puedan volcar con facilidad. También hay que proporcionarle una bandeja de arena, como la de los gatos, para que haga sus necesidades.

Los hurones son un poco gatos

hurón1

Los juguetes que sirven para gatos también sirven para hurones, siempre que no tengan partes que se puedan desprender con facilidad para que no se los puedan tragar. Se entretendrán jugando con pelotas con cascabeles y bolas de plástico. Revisa los juguetes y si ves que se empiezan a romper, es mejor quitárselos y darle juguetes nuevos. Los tubos de plástico o las pelotas de golf les resultan muy divertidas.

Existen unos juguetes llamados ‘Kong’, que el fabricante asegura que son los juguetes para hurones más resistentes del mundo. Les llamarán la atención porque rebotan y son muy elásticos.

¿Un hurón o un terremoto?

Tapar agujeros, guardar elementos frágiles, armarios cerrados… ¡Parece que ha entrado un ladrón! Los hurones son expertos en encontrar agujeros por mínimos que sean y les encanta meterse dentro. Son grandes escaladores y les encanta masticar cosas así que cuidado con los productos de limpieza y los cables. Te lo puedes encontrar dentro de un zapato o dentro de un colchón o cojín.

Por alguna razón, les encanta masticar jabón por lo que también hay que mantenerlo fuera de su alcance.

Siempre que el hurón esté suelto por casa debe estar vigilado para saber por dónde se mete. Es probable que encuentre agujeros que ni tu sabías que existían.

La hora del baño

Al igual que los gatos, a los hurones se les debe acostumbrar desde pequeños a bañarlos una vez al mes. Existen champús específicos para hurones y hasta desodorantes. Hay que secarlos bien porque son propensos a coger constipados. Hay que cepillarlos cada día y cortarles las uñas cada quince días. Los oídos del hurón se limpian una vez a la semana con gotas.

En definitiva, si no puedes dedicar a tu hurón unos minutos al día para jugar con él, quizá no sea la mascota adecuada. Cuida bien a tu hurón y podréis disfrutar de muchos años de juegos y divertidos momentos juntos.

foto-iratxe

Iratxe Comas Quintero
Periodista, blogger y community manager

Cómo cuidar a un hurón es un consejo para Pequeños Mamíferos, y habla sobre Cuidados.


iLife Aspirador