Cómo encontrar a tu mascota ideal


Adoptar a un nuevo compañero animal es una decisión importante que debe llevarse a cabo con responsabilidad y en la que no pueden perderse de vista cuestiones como el tamaño de la mascota, el de la vivienda y un largo etcétera que debes conocer.

Introducir e integrar a una mascota en el ámbito de nuestro hogar es una decisión sumamente importante que se ha de meditar con responsabilidad. No se trata de un capricho, de un objeto consumible y etéreo, sino de un ser vivo capaz de despertar sentimientos y con unas necesidades, problemas y manías que te verás obligado a aceptar y que –seguramente- llegarás a amar.

En tal proceso de reflexión deberás tener en cuenta qué especie adoptas, pues no todas las personas disponen de las condiciones idóneas para cubrir los requerimientos de según qué tipo de animal. Antes de decantarte por uno u otro, valora estos factores:

Arquitectura y espacio:

grass-snake-379025_640

El espacio físico del que dispongas en tu domicilio será determinante a la hora de escoger un <perro grande o pequeño, un gato, u otros compañeros más menudos que requieran de menos metros como los roedores, reptiles y similares. Aunque te hagas con un felino o un can de dimensiones reducidas, este ha de contar con su propio lugar en el que correr, jugar, etcétera.

Dedicación y trabajo:

Si no vas a poder dedicarle tiempo a tu mascota, no la adoptes, resulta absurdo. La idea es que ambos disfrutéis de la compañía mutua. En el caso de los perros, además, no bastará con paseo diario –eso has de saberlo-, sobre todo si se trata de razas grandes y atléticas. Como a los humanos, la vida sedentaria no les beneficia. Si la tuya es una profesión de las de casa, silla y ordenador, nada como un gatazo cariñoso que se siente sobre tus piernas (y probablemente, aunque no quieras, sobre el ordenador).

Economía:

Ten en cuenta los gastos alimenticios (cómprale comida de calidad, tú no te nutres de ‘burguers’ todos los días y ellos tampoco), los veterinarios, y los destinados a caprichos y accesorios.

Veterinarios:

rabbit-373691_640

Vacunas, revisiones, accidentes, castraciones y otras visitas que implicarán una inversión de tiempo y dinero. Si te decantas por un gato es mejor que se encuentre cerca o que visite a domicilio (la mayoría de mininos se ponen muy nerviosos al viajar en coche). En el caso de las especies exóticas te verás obligado a buscar uno especializado y hasta es frecuente que exista cierto desconocimiento.

Alimentación:

Procura que sea sencillo encontrar la comida de tu mascota. Aunque elijas una ‘tradicional’, de la que se halla alimento en el supermercado, no te recomendamos los piensos de marca blanca. Gasta un poco más, compra online o busca soluciones para darle uno de gama alta. Alargará su vida. ¿La razón? Basta con leerse la composición nutricional del paquete.

Niños:

Si tienes hijos muy pequeños es posible que desconfíes de los perros de gran tamaño (por las mordeduras) e incluso de los gatos (por los arañazos). No te alarmes, si sigues un adecuado proceso de adaptación, no te encontrarás con ningún tipo de problema. De hecho y según varios estudios científicos, estas dos mascotas ayudan a los pequeños a desarrollar algunas habilidades sociales, tanto, que en muchas ocasiones se usan con fines terapéuticos. Ahora bien, si prescindes de escorpiones, arañas, serpientes y otras especies peligrosas; tanto mejor. Para saber más acerca de los niños y las mascotas.

Proyección de futuro:

Como nosotros, el animal tiene una esperanza de vida, que deberás valorar en el caso de que desconozcas tu próximo destino laboral, estés pensando en tener hijos, mudarte o, en resumen, carezcas de una situación inestable que le pueda afectar.

Preferencias personales:

Evidentemente, aunque te puedas permitir un mastín –o todo lo contrario, no tengas casi espacio y solo te quepa una tarántula-, tu nuevo compañero de piso te tiene que gustar, despertar ternura y cierto paternalismo (te en cuenta que te vas a encargar de él).

Dónde adquirirla

dog-84438_1280

A no ser que estés deseando hacerte con una serpiente especial o alguna clase de ave exótica (por ejemplo), no la compres. Hay cientos de animalitos sin hogar esperándote en las protectoras, a las que, además, les vendrá muy bien tu ayuda.

No podemos perder de vista, por supuesto y en definitiva, que la mayoría de quieres amamos a los animales tan solo tratamos de darles una vida mejor en la medida de nuestras posibilidades, de quererlos como se merecen. Y en este marco no tienen cabida las razas ni la belleza, sino, simplemente, la evidencia de que forman parte de nuestra familia y el cariño que sentimos por ellos.

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo.
Periodista y fotógrafa

marzo de 2015

Cómo encontrar a tu mascota ideal es un consejo para Temas generales, y habla sobre Temas generales.


iLife Aspirador