Por qué muerde el gato cuando lo acaricias


Lo más probable es que el gato te haya avisado de que no quiere más caricias y no te has dado cuenta

Gatos, esos extraños animales que nos fascinan y nos desconciertan, que nos hacen sentir los seres más afortunados cuando por su propia voluntad deciden premiarnos con el calor de su compañía y que tienen el poder de que nos invada una profunda melancolía cuando les llamamos y ni siquiera giran la cabeza.

Otras veces, el gato, elegante y erguido, viene hacia tu pierna y se frota pidiendo mimos y cuando le vas a coger o acariciar… ¡Empieza a arañar! ¿Por qué, por qué, por qué, qué te he hecho yo si solo quería darte una caricia? Te preguntas agarrando tu brazo arañado mientras el gato corre a sentarse en otro sitio mientras te mira con indiferencia. Entonces, ¿por qué muerde el gato cuando lo acaricias?

El que avisa no es traidor

Muchas veces pensamos que nuestro gato se ha vuelto un poco loco porque le estamos acariciando y de repente ¡Zasca! Mordisco. Pues es que igual la culpa es tuya y te lo tenías un poco merecido porque el gato te estaba avisando, a su manera: “Eh, humano para ya que me estás cansado”. Ese ‘my way’ se traduce en: mueve la cola, que está rígida de un lado hacia otro y deja de ronronear. Por cierto, sabes ¿por qué los gatos ronronean?.

Gatos acelerados…

En otras ocasiones, las caricias se convierten en un juego. Le acariciamos, nos agarra las manos con sus patitas y nos pega pequeños mordisquitos. Parece tan adorable. Pues bien, antes deberías saber cómo acariciar a un gato. El se lo pasa bien, a nosotros no nos duele, lo estamos pasando en grande divirtiéndonos juntos pero de repente… Las pupilas se dilatan, empieza a agarrarte con esas garras afiladas y te empieza a clavar esos dos colmillos como si fuera alfileres. The game is over. Y tu con cara de no entender nada te preguntas: por qué muerde el gato cuando lo acaricias.

cat-788471_1280

Cuando llegamos a este punto, la culpa también suele ser del humano ¿Por qué? Muy sencillo, cuando son pequeños nos hace gracia que jueguen con nuestras manos, que nos muerdan porque nunca hacen daño. Cuando se hacen mayores, ellos no entienden que morder la mano ha dejado de ser un juego. Lo mismo ocurre con los gatos que juegan con los dedos de los pies o se suben por la pernera del pantalón.

Lo mejor es que les acostumbres desde pequeñitos a jugar con ratoncitos, pelotas y juguetes que puedan morder y arañar libremente y que sepas cómo jugar con un gato. Si tienes más de un gato te habrás dado cuenta de que juegan entre ellos dándose mordiscos y a veces no tienes muy claro dónde termina el juego y dónde empieza la pelea.

Acorralado en el sillón de tu casa por tu gato

Qué sensación de paz y bienestar. Sentado en tu sillón con tu gato en tu regazo, acariciándolo… Hasta que su rabo comienza a moverse rígido de un lado a otros, te mira con cara de pocos amigos, tiene las orejas echadas hacia atrás y cuando intentas tocarlo, no solo intenta morderte sino que además te lanza la zarpa… Demasiados proyectiles y yo sin escudo… ¿Qué hacemos? Ignóralo, ni lo mires y mucho menos lo toques. Mueve las piernas para levantarte y que el gato se quite por sí mismo y luego cuando ya esté en el suelo vuelve a sentarte. Crisis evitada.

gato sofa

Pequeños felinos que en segundos pueden pasar de ser los seres más adorables del planeta a inspirar el terror. Lee las señales corporales del gato y aprende a conocerlos. A los gatos les encantan los mimos pero todo tiene un límite y cualquier cosa en exceso no gusta. Jugar sí, es importante además, que prestes atención al gato y juegues con él, pero mejor mantén tus manos alejadas, así ni tu saldrás con un arañazo o mordisco indeseado y el gato no se llevará un susto porque te has enfadado con el y no entiende por qué. Pasa de los ‘mordiscos de amor’ que al fin y al cabo de no dejan de ser mordiscos. Así pues, ahora ya sabes por qué muerde el gato cuando lo acaricias.

foto-iratxe

Iratxe Comas Quintero
Periodista, blogger y community manager

Por qué muerde el gato cuando lo acaricias es un consejo para Gatos, y habla sobre Etología.


iLife Aspirador