Cómo viajar con tu mascota en el coche


Estas vacaciones, llévate a tu pequeño amigo contigo sin perder ni un ápice de seguridad al volante

Con la llegada de las vacaciones a la vuelta de la esquina -y los habituales viajes- la subida de las temperaturas y las, cada vez más frecuentes, escapadas de fin de semana, no podemos dejar de recordarte que deberías ir pensando qué va a pasar con tu mascota durante este descanso laboral. Así, si no puedes vivir sin ella y optas por el coche para desplazarte, llevártela contigo será posible. Ahora bien, deberás conocer una serie de cuestiones que garanticen el confort del animal y no pongan en riesgo tu seguridad al volante. Nos centraremos en perros y gatos.

Cómo viajar con tu mascota en el coche

Normativa

A pesar de que son muchos los accidentes causados por una mala sujeción del animal en el interior del vehículo y de que más del 50% de los dueños desconoce la normativa al respecto, llama la atención que la ley se poco clara. Únicamente encontramos en el Reglamento General de Circulación se menciona que el conductor “está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo suficiente de visión y la atención permanente a la conducción”, unos requisitos para los que “deberá cuidar especialmente de mantener la adecuada colocación de los objetos y animales transportados. En definitiva: que la mascota no puede ir suela por el interior del coche.

En términos generales, deberás vigilar:

  • Que tu mascota tenga acceso a agua cada cierto tiempo. Hay botellas de agua de viaje anti-pérdidas. Evita que las ingestas sean copiosas y dale de comer al menos tres horas antes de iniciar la marcha.
  • La limpieza del vehículo.
  • El sistema de sujeción, las mallas, barras de separación o rejillas. Nada de encerrarlos en el maletero, es una crueldad.
  • La periodicidad y localización de las paradas en las que el animal pueda bajar del vehículo, estirarse y hacer sus necesidades (más complicado con los gatos si no están acostumbrados a llevar arnés).
  • La temperatura del coche y la ventilación (para ahorrarles mareos y golpes de calor).

Perros

dogs-189982_640

  • 1. El mejor sistema para mantenerlo en su sitio es el cinturón. Se trata de un accesorio específico para viajar, una especie de correa que se engancha al arnés (ojito con que sea de su talla, que no le quede demasiado holgado pero tampoco suelto, podría escaparse) y que, en el otro extremo, posee un acople que encaja con el del cinturón convencional del coche.
  • 2. Las barras de separación y las rejas también resultan de gran utilidad si tu peludo es inquieto. No descartamos usar ambos métodos.
  • 3. Higiene: un empapador resultará muy útil para mantener a salvo tu tapicería en el caso de que el animalito tenga un descuido. Lo encontrarás en las farmacias fácilmente, aunque también los hay específicos para perros, pensados para acoplarse encima de bandejas higiénicas y transportines. Hazte, además, con toallitas de fibra, muy absorbentes, para retirar la suciedad rápidamente , y con un aerosol quita-manchas y quita-olores.
  • 4. Los pañales, son otra opción, aunque el perro no irá tan cómodo y se escaldará.

Gatos

fotomeu

  • 1. En el caso de los felinos el asunto puede complicarse, pues los mininos son muy territoriales y se estresan con los desplazamientos -a no ser que viajen con frecuencia y se les haya acostumbrado desde pequeños.
  • 2. Muchos de ellos se agobian entre las cuatro paredes del transportín, especialmente si este es demasiado estrecho y rígido -las dimensiones ideales deberían permitirle estar levantado en su interior y darse la vuelta-. Ahora bien, ten en cuenta que si escoges uno blando que se cierre con cremallera y tu peludo empieza a saltar en su interior desesperado por escapar, acabará lográndolo. Dicho lo cual, será preferible usar un arnés y una correa que se acople al cierre del cinturón (usa el transportín para bajarlo de casa al vehículo).
  • 3. Engánchalo detrás para evitar que se te suba al regazo mientras conduces y procura que pueda cotillear por la ventana (cerrada, para que el ruido no le asuste). A algunos les encanta colocarse sobre la bandeja del maletero y observar el paisaje como si de peluches se tratase.
  • 4. Si se trata de un viaje largo u observas que tu gato está demasiado nervioso, rocía el vehículo con un spray de feromonas o coloca menta para gatos en su interior, les hará sentirse a gusto.
  • 5. Si, además de vosotros (la mascota y tú), viaja una tercera persona en el coche, tanto mejor. Podrá calmarlo con arrumacos y caricias.
  • 6. Los empapadores y cubreasientos, como en el caso de los perros, también son muy útiles.
  • 7. Trata de habituarle unos meses antes con viajes cortos e incrementa la longitud progresivamente.
  • 8. Prémiale con snacks cuando se porte bien, reforzarás positivamente este comportamiento.

Así que ya sabes, estas vacaciones, viajar con tu mascota y disfrutar del tiempo de ocio con ella, será posible.

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

mayo de 2015

Cómo viajar con tu mascota en el coche es un consejo para Temas generales, y habla sobre Temas generales.


iLife Aspirador