Qué estresa a tu gato


¿Cómo puedo saber si mi gato está estresado?

Podemos saber si nuestro gato está estresado observando su comportamiento. Acciones cómo esconderse debajo de los muebles o permanecer inmóviles, hacer sus necesidades fuera del arenero o marcar con su orina objetos y rincones de la casa son síntomas de estrés o ansiedad. En algunos casos, el acicalamiento compulsivo y prolongado puede ser también un síntoma de estrés que deberemos seguir atentamente para evitar que provoque heridas en la piel del felino.

Cuando observemos estos síntomas o creamos que nuestro gato pudiera padecer ansiedad es importante llevarlo al veterinario o a un etólogo para buscar una solución, ya que el estrés perjudica el bienestar y la calidad de vida del animal y compromete su felicidad pudiendo dar lugar a problemas graves de salud.

Existen varias razones por las cuales un gato puede llegar a estresarse. A continuación explicaremos las 6 causas más comunes que pueden provocar que el felino padezca ansiedad.

  1. Miedo a otros gatos

    Algunos expertos creen que la causa más frecuente de ansiedad en los gatos es el miedo a que su territorio se vea invadido por otro gato. No obstante, pueden convivir más de un gato en una casa y socializar bien siempre y cuando respetemos los espacios que ellos mismos elijan.

  2. Miedo a la llegada de un perro o un gato a casa

    Todos los animales domésticos pueden sentir estrés ante la llegada de un nuevo compañero. En el caso de los gatos, la ansiedad que esto produce puede ser mayor debido a su instinto de territorialidad. No obstante, esto no significa que no puedan tener por compañero a otros gatos o a un perro, pero deberemos conocer bien que pautas a seguir cuando esto se produzca. Es aconsejable consultar con el veterinario o un etólogo antes de tomar la decisión de tener un perro si ya tenemos un gato en casa para evitarnos sorpresas. Cada animal es distinto y por lo tanto sus reacciones ante situaciones nuevas variarán. Es probable que si el nuevo inquilino sea un cachorro el felino lo acepte mejor ya sea cuidándolo o bien no haciéndole ni caso.

  3. Un arenero incómodo de usar

    Aunque parezca sorprendente, un arenero que resulte incómodo para el felino a la hora de hacer sus necesidades puede causarle ansiedad y provocar que haga sus necesidades fuera de él. De igual forma si el arenero está muy sucio resultará incómodo para el animal. Puedes consulta más información sobre el uso de los areneros en el artículo Cómo evitar el mal olor en la arena de los gatos.

  4. Miedo a los gritos o castigos

    Los gatos son muy sensibles a los ruidos fuertes y se asustan con facilidad. No debemos reñir al gato gritándolo, porque a parte de que no nos va a entender, lo más probable es que salga huyendo atemorizado. A los gatos puede educárselos, aunque difícilmente dejarán de hacer aquello que hacen por naturaleza, que es experimentar con todo. Contrariamente a lo que puede pensarse, los castigos inducidos a los felinos, lejos de cumplir con su propósito lo que provocarán son problemas de comportamiento y un animal estresado.

  5. Miedo a los ruidos fuertes

    Probablemente durante algún tiempo tengamos que convivir con ruidos desagradables a causa de las obras de nuestro querido vecino. O bien con los petardos de alguna fiesta popular o cualquier otra situación temporal con ruidos fuertes que nos estresarán a nosotros y a nuestro gato. La diferencia es que nosotros los entendemos y ellos no. En estos casos también es recomendable usar algún tipo de hormonas para gatos para aliviar su ansiedad. Es importante también dejar que el gato se esconda en el lugar donde se sienta seguro y no intentar obligarlo a salir.

  6. Miedo a las mudanzas o grandes cambios

    Los gatos son muy sensibles a los cambios que se producen en su entorno. Cualquier modificación en la ubicación de los muebles o en el cambio de espacios puede provocarles ansiedad y derivar en estrés. Esto es debido a lo que comentábamos antes sobre su territorialidad. Para conocer más acerca de ello lee el artículo Los gatos y sus territorios.

    Para paliar el efecto que tendrá sobre el felino cualquier cambio importante sobre su territorio, podemos utilizar productos tales como las hormonas para gatos mientras duren los cambios.

    Es importante dejar que el felino explore con total libertad los nuevos espacios para que coja de nuevo confianza y se relaje.

Qué estresa a tu gato es un consejo para Gatos, y habla sobre Etología.


Piscina para perros