Raza de perro AKITA INU


AKITA INU

Akita

Descripción

El Akita, también conocido como Akita Inu (perro de Akita), es una raza de tipo spitz, grande, musculoso, de estructura sólida, equilibrado, con gran sustancia y un dimorfismo sexual muy acentuado. La cabeza es maciza, con el hocico en forma de cuña. Sus orejas son pequeñas, erectas y triangulares. Su cola es de implantación alta y es llevada curvada sobre el lomo. Su pelaje es denso, liso y duro con una capa interna fina y abundante. El color del manto es blanco, rojo, crema, marrón o azulado, a menudo con combinaciones bien definidas, y máscara negra.

  Origen e historia del AKITA INU

El Akita Inu es el perro nacional de Japón y procede de la provincia de Akita en la isla de Honshu. Ya hay constancia del Akita Inu en 1603. Durante los siglos XVII a XIX los perros "Matagi Akitas”, de tamaño mediano, eran usados para la caza mayor de oso y, más adelante, para peleas y defensa en actividades militares. Desde 1868 los Matagi Akitas fueron cruzados con otras razas como los Tosa y Mastiffs, aumentando paulatinamente de tamaño a costa de perder rasgos característicos de los perros tipo Spitz.

Pese a su estatus de raza japonesa nacional, los Akita fueron diezmados durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), ya sea por su carne, como por su piel, que fue usada para confeccionar ropa militar. Al acabar el conflicto la supervivencia de la raza pura estaba en entredicho debido a que los pocos ejemplares supervivientes habían sido muy cruzados, especialmente con pastores alemanes. No fue sino por la constancia de un grupo de criadores empeñados en restaurar la raza primitiva que a base de cruces con Matagi Akitas se consiguió eliminar todos los rasgos forasteros, lográndose estabilizar la raza pura de gran tamaño que conocemos hoy.

  Temperamento y comportamiento del AKITA INU

Tener un Akita Inu en Japón es aún hoy símbolo de prestigio, considerándosele un talismán de buena suerte.

El Akita Inu es un perro de compañía de temperamento calmado, reservado, fiel, dócil y receptivo, que requiere de nuestra compañía. Puede presentar problemas hacia otros perros pudiendo asumir el papel de dominante por lo que es necesario que, de bien pequeños, se les socialice con otros perros y animales que vayan a convivir con él. Con las personas, sin embargo, suele ser amistoso y para con sus cuidadores tiende a ser muy cariñoso y especialmente protector.

Esta raza necesita de ejercicio diario, sobre todo si habita en espacios de tamaño reducido o medio. Presta atención cuando ladre pues no suele hacerlo si no hay un especial motivo para ello.

  Salud y cuidados del AKITA INU

Desde muy temprano debe atenderse al proceso de socialización del Akita Inu, tanto con perros, como con personas, para conseguir un perro maduro equilibrado y cariñoso, controlando entre otras cosas la aparición de conductas de desobediencia o excesivamente independientes. Se recomienda que el adiestramiento sea de tipo “refuerzo positivo”.

Pese a ser un perro fuerte el Akita es propenso a enfermedades tales como la displasia de cadera, la torsión gástrica, las patologías propias del sistema inmunológico y los problemas en las articulaciones. Respecto al pelaje, dada su abundante capa de pelo es importante que se le cepille a diario.