Comida casera para perros


Descubre cómo cocinarle a tu peludo para que su dieta sea sana y equilibrada

Al margen de los piensos y más allá de la comida húmeda, existe otra opción para alimentar a nuestro perro: cocinarle. Si disfrutas entre los fogones y te gusta saber qué es exactamente lo que te llevas a la boca (tú y tus seres queridos, por supuesto), la comida casera para perros constituye una excelente alternativa para tu mascota. Pero, cuidado, debe cumplir una serie de requisitos nutricionales, ¿los conoces?

Pautas de alimentación casera

  • Consulta a un especialista: de la misma manera que antes de empezar un régimen deberías acudir a un nutricionista y/o endocrino, acude a un experto veterinario en alimentación canina. La edad del animal, la raza, el peso y el tamaño, etcétera, son algunos de los parámetros que se tendrán en cuenta a la hora de elaborar su dieta.

  • Pesa los alimentos: sobre todo en los comienzos. Es básico que tu peludo reciba la cantidad apropiada de proteínas, minerales y vitaminas; entre otros.

  • Complementa con suplementos alimenticios: vitaminas y minerales que no puedas aportarle de otro modo y cuya carencia podría resultar dañina para el animal. Ten en cuenta que una buena dieta para perro debería contener entre 10 y 11 aminoácidos así como la proporción adecuada de grasas y ácidos grasos esenciales.

  • Evita excederte con el número de ingredientes: los perros son seres de paladar sencillo, con cuatro o cinco estarán más que satisfechos.

  • Olvídate de la sal.

  • Las verduras crudas, mejor picadas.

  • Di adiós a los fritos, empanados. Solo asados y cocidos. El procesamiento de los alimentos es básico para una correcta absorción.

  • Procura que los pedazos no sean demasiado grandes: siempre tienes la alternativa de triturar, pero ten en cuenta que la masticación garantiza una buena salud bucodental. Recuerda cepillarle los dientes.

  • Cuidado con las especias, embutidos y similares: sí, están muy ricos, pero lo más probable es que supongan una auténtica bomba para el estómago de tu querido amigo.

  • No mezcles: la idea es llevar unos horarios y que el perro tenga su propia comida. No basta con darle las sobras y restos de nuestros guisos (consejos sobre alimentación). De hecho, de esta manera no solo le inculcaremos un mal hábito y no cubriremos sus necesidades alimenticias, sino que incrementaremos el riesgo de intoxicaciones -como sabes, los canes son intolerantes a ciertos ingredientes como el ajo, las uvas y las pasas-.

Ideas: algunas recetas

  • Tortilla con jamón cocido: esta receta no tiene misterios; ahora bien, procura que no queden partes crudas para evitar la salmonela.

  • Pollo con arroz blanco y judías verdes: asa el pollo en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y cuece las judías y el arroz durante más de 20 minutos (les suele gustar reblandecido y lo digieren mejor). Decántate por las partes nobles de la carne, magras y sin huesos preferentemente -cuidado con estos últimos, podrían causar atragantamientos y hasta la muerte por asfixia.

  • Espaguetis con sardinas: cuece la pasta hasta que quede bien blanda (olvídate de al dente) y añade una lata de sardinas (sin escabeches y preferentemente sin aceite). Si son naturales, tanto mejor. También puedes decantarte por el atún.

Ventajas e inconvenientes

  • 1. Entre las principales virtudes de la comida casera para perros se encuentra la de la comodidad, es decir: se acabó el cargar con pesados sacos de pienso.

  • 2. Es ideal para perros alérgicos y con intolerancias.

  • 3. Mejora su sistema inmune y calidad de vida. De hecho esta relacionada con perros más longevos.

  • 4. Reduce el riesgo de torsión del estómago.

  • 5. Necesitarás un tiempo de dedicación: ten en cuenta que tendrás que destinar una porción de tu tiempo, específicamente, a cocinarle a tu perro, a comprar lo que necesita y a pensar en lo que le prepararás . Puedes dejarlo listo el fin de semana y congelarlo.

  • 6. Aunque los piensos de gama alta no son demasiado económicos, la alimentación casera supone un gasto adicional.

  • 7. Los suplementos alimenticios no siempre son fáciles de camuflar.

  • 8. Deberás incrementar su higiene bucodental.

Ingredientes recomendados

Para acabar, os dejamos con una lista de ingredientes recomendados que no deberían faltar en su dieta:

  • Carnes: pollo, pavo, cordero, ternera, hígado, mollejas. También son recomendables el fiambre de pavo, jamón cocido y similares.

  • Pescados: preferentemente azules y frescos. Atún, caballa, sardinas, bonito y similares.

  • Arroz: blanco o integral (este último para aportarle fibra natural).

  • Huevos: en tortilla y cocidos.

  • Pasta: incluso la que incluye vegetales.

  • Verduras y hortalizas: brócoli, zanahoria, judías, apio, espárragos, remolacha, coles de Bruselas, coliflor, col rizada, batata, nabo, calabacín. Cuidado con los vegetales tóxicos para perros.

  • Fruta: casi toda a excepción de manzanas y aguacates.

  • Legumbres: lentejas.

  • Lácteos: yogures y leche.

Resumiendo: una alimentación equilibrada y casera para tu can es posible siempre y cuando tengamos en cuenta sus necesidades y acudamos a un especialista; una alimentación que conlleva sus ventajas e inconvenientes pero que, en todo caso, nos proporciona la satisfacción de observar cómo nuestro perro disfruta de los ágapes que con tanto cariño le hemos preparado. Y nada perdemos por probar una temporada -sobre todo si mejora su calidad de vida e incrementa su longevidad- ¿no crees?

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

junio de 2015

Comida casera para perros es un consejo para Perros, y habla sobre Alimentación.


iLife Aspirador