Vegetales tóxicos para los perros


En ocasiones pensamos que la dieta humana puede ser igualmente válida para nuestro amigo canino; sin embargo, nada más lejos de la realidad. Descubre qué frutas y verduras pueden ser tóxicas para tu perro.

En ocasiones y fruto de la desinformación, tendemos a pensar que si alimentamos a nuestro perro con comida que es sana para nosotros (e incluso si le cocinamos) su dieta será más equilibrada y gozará de mayor salud. La realidad, ahora bien, es totalmente distinta pues, incluso, existen ciertos vegetales que consumimos habitualmente que podrían ser tóxicos para nuestro amigo canino. Averigua de cuáles se trata y toma precauciones.

Tomate:

no se trata de un ingrediente tóxico en sí mismo, sobre todo si está maduro. Pero el verde les sienta muy mal y es mejor que ni se acerquen a la planta. Su consumo les causa agudas molestias gastrointestinales, diarreas, y vómitos.

Aguacate:

contiene persina, una substancia perjudicial para estos peludos y fungicida –que se encarga de alejar los hongos y mohos que podrían perjudicar a la planta- que se encuentra en las hojas, el fruto y las semillas de esta fruta. Obviamente, no se trata de volverte histérico si tu perro se hace con un pedacito que te haya caído al suelo.

Cebollas, puerros y ajos:

red-417104_640

que en dosis altas o reiteradas pueden causarles anemia. La cebolla es la peor de todas.

Cerezas:

básicamente por su hueso, pero no porque puedan atragantarse, sino porque contiene cianuro, que provocaría una insuficiencia respiratoria y, la muerte. Ocurre lo mismo con el del albaricoque y con las pepitas de la manzana.

Uvas:

incluimos las pasas, que son capaces hasta de ocasionarles un fallo renal (evidentemente los síntomas dependerán de la cantidad de la ingesta). Con las grosellas sucede algo similar. Por desgracia, son muchos los dueños que las usan como premio. Cuidadín.

Patatas, pimientos y berenjenas crudos:

no son tóxicos, pero les sientan mal, pues poseen solanina, un componente con efectos inflamatorios (estas verduras se encuentran el llamado grupo de las solanáceas). De hecho, el consumo de los citados alimentos está contraindicado en aquellas personas que padecen dolores articulares, artritis, artrosis o que sufren de malas digestiones. Ahora bien, no existe un consenso completo en la comunidad científica al respecto.

Lácteos:

los perros mayores no asimilan demasiado bien la lactosa (igual que los felinos, la mayoría de los cuales son intolerantes). Si quieres darles leche, procura que no contenga este compuesto. Por fortuna, en la actualidad y desde hace unos pocos años, en la mayoría de superficies de alimentación encontrarás multitud de marcas de productos sin lactosa y, si a tu fiel compañero le gusta, hasta puedes hacerte con yogures que carecen de ella. Y no estamos hablando de los de soja, ni mucho menos. Date un voltio por el supermercado y vigila las etiquetas.

Independientemente de esta breve lista de alimentos prohibidos, no conviene que mezcles comida convencional –nos estamos refiriendo básicamente a sobras o a lo que el animalito pide durante las cenas y al mediodía –como un miembro más de la familia y una costumbre que deberás evitar-, nada que ver con que lleves una dieta rigurosa que vigile un profesional-. El pienso nos ayudará a controlar sus ingestas de una manera mucho más equilibrada y –siempre que optes por uno de calidad- ya contendrá las vitaminas, proteínas, y suplementos adecuados para cubrir las necesidades nutricionales de nuestro mejor amigo. Y si quieres mimarle un poco, decántate por la comida húmeda, las ‘chuches’ específicas o los snacks masticables, ¡les encantan!

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo.
Periodista y fotógrafa

marzo de 2015

Vegetales tóxicos para los perros es un consejo para Perros, y habla sobre Alimentación.


iLife Aspirador