Perros que orinan en casa


Es esencial inculcarle una serie de normas de comportamiento básicas que garanticen la convivencia armoniosa en el hogar y fuera de él

Cuando un perro entra a formar parte de tu familia automáticamente te conviertes en responsable de no solo de su vida, sino también de sus actos y consecuencias hacia sí mismo y hacia los demás, hacia su entorno. Es esencial inculcarle una serie de normas de comportamiento básicas que garanticen la convivencia armoniosa en el hogar y fuera de él. Enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa es una de estas tareas.

Para tu perro, orinar dentro o fuera de casa es solo un hábito, una rutina más. Para ti supone la diferencia entre el orden y el caos.

El hecho de que haya muchos perros que orinan en casa se debe a que no se les ha enseñado adecuadamente. Si actúan de este modo, puede deberse a múltiples razones: un perro que orina en casa puede hacerlo porque tenga una hembra en celo cerca, puede orinar porque quiera marcar el territorio… Estas son las conductas con fácil solución. Tan solo debes hacerle ver que es un mal hábito, que está actuando erróneamente. Todo perro que orina en casa debe aprender que la casa no es una parcela más donde mear.

Si, en cambio, el motivo es otro, si tu perro orina dentro de casa no porque quiera marcar, ni porque haya una perrita en celo cerca, entonces surge el problema. Si eres de los que escrupulosamente cumple con las tres salidas diarias para que tu perro pasee, olisquee y haga sus necesidades pero, ni por esas, orina… ¡Houston! Tenemos un problema.

perro

Está claro que tu perro le ha cogido miedo a orinar en tu presencia. Puede deberse a que en algún momento se le ha castigado por hacerlo. Quizá no haya asociado que el lugar era el inapropiado cuando recibió esa reprimenda, sino que asoció el castigo a que no puede orinar delante de su dueño, y por eso se esconde ahora para hacer sus necesidades.

¿Cómo enseñar a un perro a hacer correctamente sus necesidades?

Lo ideal es evitar el problema desde que es un cachorro. Indica a tu perrito dónde hacer sus necesidades y cuando te haga caso, prémialo con cariño. Con un perro adulto debes obrar idénticamente. Un perro asocia la casa donde vive con su madriguera y, por tanto, nunca la ensuciará a propósito. La higiene para él es fundamental.
Solo cuando esté asustado, inseguro, podría orinar ante su dueño como gesto de sumisión. Para evitar esto, agáchate y susúrrale al oído sin mirarle fijamente a los ojos.

¿Cómo adiestrar a los perros que orinan en casa?

Si quieres saber cómo enseñar a tu perro a no orinar en casa, ten en cuenta estos principios básicos:

  • La primera regla del club del adiestramiento es que… siempre es mejor el refuerzo positivo que el negativo. Evita los castigos en la medida de lo posible.

  • Emplea voces de mando rotundas. Un “NO” fuerte siempre es mejor que un grito.

  • Si continúa con su mal hábito, ignóralo. Es la mejor forma de que se dé cuenta de que estás enfadado. Tu indiferencia le hará reflexionar.

  • Cuando corrija su actitud y empiece a orinar en la calle, prémialo.

perro

Si vives en una casa con jardín, todo es mucho más fácil. Para lograr que tu perro haga sus necesidades en un lugar en concreto, rocía esa zona con algo de orina. Suena asqueroso, intenta usar guantes y luego lávate a conciencia. Tu mascota lo entenderá como un desafío territorial y se desvivirá por marcarlo. Habrás conseguido que quiera hacer sus necesidades en ese lugar.
Sigue una rutina diaria y llévalo a ese punto del jardín para que orine ahí. En pocos días o semanas, debería ir solo.

¿Has tenido este problema? Si has dado con alguna solución alternativa, no dudes en compartirla.

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar:

foto-vicente

Vicente Zaragozá
Periodista y responsable de comunicación




¿Qué opinas sobre este artículo?

1 Comentario... en "Perros que orinan en casa"

avatar
900
Sort by:   newest | oldest
Joan H.G.
Guest

Es muy interesante. Con mi perro he tenido problemas en este sentido. Tiene épocas en las que vuelve a orinar en lugares concretos de la casa. Lo asocio con momentos en los que entiendo que puede sentirse desatendido o abandonado. Por ejemplo, cuando vienen personas que normalmente no viven en casa, incluidos mis nietos, o cuando yo paso algún tiempo (días) fuera de casa. Nuestro perro circula normalmente por la casa, aunque su hábitat está en el patio, en su caseta bajo el porche.

wpDiscuz