Los peces como mascotas


Descubre la acuariofilia, una afición apasionante y enriquecedora que te hará adorar a estos magníficos y pequeños nadadores

A pesar de que cuando hablamos de mascotas en nuestra rápida asociación tendemos a pensar en perros y gatos y a olvidar otras especies como los peces, estos animalitos pueden ser fuente de horas de entretenimiento y abrir ante nosotros un mundo de conocimientos curiosos. Descubre las ventajas de adquirirlos como animales de compañía.

Beneficios de los peces como animal de compañía

Constituyen una excelente opción en hogares con niños, pues aunque no pueden interactuar con ellos de la misma manera que lo harían con un perro o un gato, no suponen ningún peligro para ellos y les permiten responsabilizarse de otro ser vivo. Bien sea con su alimentación, su limpieza u otros cuidados.

  • Se trata de seres silenciosos, que no necesitan de demasiado espacio. Ahora bien, busca un acuario de las proporciones apropiadas para que naden con comodidad.
  • Son limpios: al margen de la citada pecera, no ensuciarán otras partes de tu piso. Tampoco generan malos olores ni rompen objetos. Eso sí, no te olvides de cambiar el agua y asear su espacio al menos una vez a la semana.
  • fish-390747_640

  • Tienen una actitud independiente: interactúan entre ellos y no demandan demasiadas atenciones.
  • Se trata de una mascota económica de mantener, al margen de la inversión inicial. Aunque adornes su hábitat con estatuas (tampoco te pases, cuantas más, mayor dificultad entrañará la limpieza del habitáculo), algas, la ilumines con las mejores lámparas especializadas etcétera, no te gastarás demasiado.
  • Los ancianos son, según diversos estudios, otros de los grandes beneficiarios. De hecho, se han observado efectos positivos sobre aquellos que padecían alzhéimer, como la disminución de los comportamientos agresivos, entre otros.
  • Otros informes ponen de manifiesto que quieres disfrutan de una pecera en casa tienen un nivel de presión sanguínea por debajo de la media. La cuestión podría estar relacionada con sus efectos relajantes, ya que los movimientos rítmicos, pausados y acompasados de los peces, el vaivén de la vegetación acuática, las burbujas de aire y, en definitiva, todo el conjunto, tienen efectos sedantes y reducen el estrés.
  • La asociación directa de estos animales con los entornos acuáticos, con el mar y la naturaleza en general es otro de los factores que actúan como atenuante de la ansiedad.
    En ciertas terapias, se usan para combatir el insomnio.
  • Además, el acuario es un elemento muy decorativo –depende de su diseño y dimensiones, claro-, que se integra perfectamente en casi cualquier estancia de nuestra casa y le dan un toque distinguido y relajante.

Consideraciones

fish-582695_640

  • Para escoger a estos diminutos nadadores no te bases en sus colores, sobre todo si estás empezando tu acuario. Elige entonces especies resistentes, fáciles de alimentar y mantener, que no requieran de demasiadas atenciones. Los Danios, las Rasboras y cualquier especie de Barbos constituyen una magnífica opción. Los Arcoíris y los Coridoras no se quedan atrás y, además, son preciosos. Los Lochas, por otra parte, también son muy recomendables, ya que aprovechan el alimento que cae al fondo de la pecera.
  • Si es tu primera vez, evita las especies de agua salada, tendrás que estar al tanto de los niveles de sodio del agua.
  • Cuando introduzcas a un nuevo individuo o limpies el acuario, tendrás que realizar un acondicionamiento previo, ya que los cambios de temperatura les afectan tremendamente.
  • No te excedas alimentándoles, sigue las indicaciones del envase. De hecho, algunos expertos recomiendan un día de ayuno semanal.
  • Coloca el recipiente lejos de la luz directa del sol y de cualquier fuente de calor.
    Necesitarás: un termómetro para controlar la temperatura del agua, un filtro, acondicionador del agua (para eliminar las bacterias), y un termocalentador (no siempre).

Lo mejor de los peces, sin embargo, es que observándolos aprenderás mucho de ellos y disfrutarás como un enano. Sus cortejos, luchas, apareamientos, interacción y curiosidades en general te permitirán tener un trocito de naturaleza submarina al alcance de la mano. Cualquiera puede tener los peces como mascotas.

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

abril de 2015




¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar

avatar
900
wpDiscuz