Qué hacer si tu gato no come


¿Qué podemos hacer cuando nuestro gato rechaza el alimento y no come?

Es sabido lo exigentes que pueden llegar a ser los felinos con la comida y por este motivo debemos tomar su alimentación en muy serio.
Puede suceder que sin previo aviso un gato repudie las bolas de pienso que siempre ha comido o que decida no volver a probar esas latas de comida que antes adoraba.

¿Por qué pasa esto?
Los felinos pueden rechazar el alimento por varios motivos, entre ellos que la comida esté en mal estado o que ésta no les guste. En estos casos no debemos preocuparnos, ya que cambiando de marca o el tipo de comida solucionaremos el problema. Sin embargo, la pérdida del apetito es un tema serio. Cuando nuestro gato deja de comer puede ser como respuesta al estrés o bien porque está enfermo o sienta dolor. Si el felino deja de comer, su salud puede correr un serio peligro ya que existe el riesgo de que desarrolle una lipidosis hepática, una dolencia del hígado que se produce cuando dejan de comer y que puede resultar mortal.

La lipidosis hepática felina es una enfermedad derivada de la acumulación de lípidos en el hígado de los gatos que se produce cuando éstos no comen o rechazan su alimento. Esta enfermedad puede desarrollarse también en los felinos cuando la comida les ha faltado durante un periodo de tiempo corto: dos o tres días o cuando no ingieren una alimentación equilibrada. La alimentación equilibrada es aquella con suficientes nutrientes esenciales para la salud del gato.

Teniendo en cuenta que lo más recomendable cuando un gato pierde el apetito es llevarlo inmediatamente al veterinario para que haga una diagnosis de lo que le afecta y tome las medidas oportunas, te presentamos a continuación una serie de consejos que puedes probar de hacer tu mismo si notas que tu gato ha perdido el apetito o come menos que antes.

  1. Prueba a diversificar su dieta

    gato-comiendo

    Si tu gato no come igual que antes puede ser simplemente que se haya aburrido de la comida. Los gatos suelen ser muy exigentes y es probable que quiera probar sabores y texturas nuevos. Prueba a cambiarle el pienso o las latas y modifica el horario en el que le das la comida. Puedes probar también a cambiarle el comedero de sitio para hacer que sea un juego. Lo más importante es intentar animarle para que vuelva a comer.

    Si cambiamos el tipo de comida es aconsejable hacerlo de forma paulatina para evitarle al gato problemas estomacales.

  2. Calienta un poco su alimento

    Si le damos a nuestro gato latas de comida húmeda debemos tener en cuenta que al sacarlas de la nevera la comida puede estar muy fría y no ser apetecible para el minino. Podemos probar a calentarla durante unos segundos en el microondas o bien sacarla de la nevera un rato antes de ofrecérsela al felino. El hecho de calentar la comida potenciará su olor haciendo que ésta sea más atractiva para el gato.

  3. Reduce las raciones de comida

    No tengas siempre lleno el bol de comida del gato. Raciona la comida en pequeñas dosis a lo largo del día y conseguirás dos cosas. La primera es que ésta siempre estará fresca y la segunda es que el gato la esperará. Hay que tener en cuenta que en la naturaleza, los animales no disponen de comida abundante siempre. Deben buscarla y cazarla. Hagamos que recupere un poco su instinto cazador ofreciéndole raciones pequeñas y moviendo el bol de lugar o altura.

  4. Estate junto a él mientras come

    Si nuestro amiguito ha perdido el apetito a causa del estrés debemos intentar que se relaje y se sienta cómodo. Lo primero de todo es ofrecerle la comida en un lugar de la casa tranquilo y lejos de los ruidos y tránsito de personas. También podemos ofrecerle la comida directamente de nuestras manos mientras lo acariciamos y le hablamos relajadamente. Los gatos reaccionan de forma muy positiva a nuestro afecto y atenciones.

  5. Si lo demás no funciona

    Ya hemos comentado que los gatos pueden dejar de comer por razones graves como pueden ser dolor, estrés o que no se encuentre bien. Para descartar ésto, una vez hemos probado los puntos arriba mencionados, llevarlo urgentemente al veterinario para que examine al felino.

Recuerda que la alimentación de tu gato es muy importante y debe ser equilibrada y de calidad. Cuídala y tendrás a tu amigo peludo agradecido, feliz y con buena salud durante muchos años.

Qué hacer si tu gato no come es un consejo para Gatos, y habla sobre Salud e Higiene.


Piscina para perros