Cómo tratar la caída de pelo de mi gato


Cuidando la dieta de nuestro gato, cepillándolo regularmente y adaptando un poco el hogar, podremos minimizar el problema que ocasiona la caída de pelo de nuestro felino.

Aunque la caída del pelo es un  proceso natural mediante el cual muchos animales regeneran y renuevan su pelaje durante todo el año, seguro que has notado que, con la inminente llegada de la primavera y el incremento de las temperaturas, tu minino pierde más del habitual. No te alarmes y ten en cuenta estos consejos para que tú y tu mascota podáis sobrevivir a la temida muda.

Una dieta apropiada

Lo primero que deberás tener en cuenta es la salud del gato, pues aunque este cambio no suele aparejar problemas relacionados con su dermis, sí puede influir en su aparato digestivo. ¿La razón? Que se trata de un felino extremadamente limpio para cuyo acicalamiento utiliza –como sabes- su propia lengua.  Unos rugosos lametazos que se llevarán por delante mucho más pelo que en otras estaciones, una cuestión que, de no ser abordada correctamente, conllevará vómitos y otras dolencias.

Para prevenirlas resulta imprescindible vigilar su alimentación, que deberá ser sana y equilibrada. Puedes decantarte por un pienso específico, aunque parte de ellos contienen demasiado gluten, maíz y soja; ingredientes a los que el minino puede tener alergia. Amplia la dosis de latitas y comida húmeda, les encantan y, además, son buenas para su vejiga, sobre todo si están castrados. El consumo de alimentos ricos en Omega 3 y Omega 6 como el salmón y el atún es, igualmente, muy beneficioso.

Por otra parte, los suplementos de malta suponen una ayuda adicional. Los encontrarás en distintos formatos, desde los tubos con malta en pasta, aquellos que incluyen jalea real, hasta snacks tipo “chuche” rellenos de este ingrediente para los más caprichosos. Suelen ser todo un éxito pero también poseer mayor porcentaje de grasa. En el caso de la malta en pasta y si a tu mascota no le apasiona, tienes varias opciones: untarle la pata con ella (cuidado con hacerlo de manera que quede pegada a su cuerpo, en caso contrario prepárate para que se sacuda y la esparza por toda la casa) o bien mezclársela con el pienso. Te recomendamos que pruebes distintas marcas.

El cepillado, fundamental

acicalamiento-gatos

El cepillado no solo eliminará el pelo muerto de su cuero cabelludo sino también las escamas sueltas de su piel, la grasa y la suciedad; y estimulará su riego sanguíneo. Usa una herramienta específica y pásala por su lomo despacio, en dirección al crecimiento del pelo. Procura hacerlo cuando esté tranquilo y limpia todos los utensilios al finalizar.

Otra solución es rociar a tu mixino con aerosoles, cremas y demás productos pensados para minimizar la caída. El baño –y aunque a la mayoría de gatos no coopera demasiado- también ayuda. No olvides llenar poco la bañera y usar un champú específico. Y por supuesto, ni hablar del secador. Si no te atreves, pide cita en una peluquería específica.

En el hogar

Respecto a la higiene en el hogar, si quieres sobrevivir, te verás obligado a tomar algunas medidas básicas, la primera de las cuales reside en armarse de paciencia. Lo mejor es que evites que el gato duerma en tu propia cama, que te hagas con un arsenal de rollos atrapa-pelusas, y pases el aspirador con frecuencia. Otro truco es colocar una toalla donde el minino suela descansar, para que lo haga sobre ella. Tampoco se trata de obsesionarse, por supuesto, ni de “entoallar” el piso por completo.

Al margen de la época de muda en sí misma, existen otras causas por las que el animal puede estar perdiendo pelo, sobre todo si lo hace de manera irregular, en mechones, si su piel se ve enrojecida y similares. Algunas de las más frecuentes son el estrés, las pulgas, los cambios hormonales y ciertas enfermedades como la tiña y la sarna. No dudes en consultar a un especialista en cuanto observes cualquier anomalía.

Tampoco pierdas de vista que existen otros factores que influyen en este proceso, como la raza, la edad, el peso y condición física del animal, el clima, la incidencia de la luz solar (los gatos que salen a la calle sufren un mayor volumen de caída) y un largo etcétera.




Ofertas en Amazon.es para tu mascota

¿Qué opinas sobre este artículo?

Sé el primero en comentar

avatar
900
wpDiscuz