Cómo cuidar a un gato recién nacido


Los gatitos recién nacidos deberían poder estar con la madre como mínimo, los dos primeros meses de vida, pero si por cualquier motivo no fuera posible te explicamos los cuidados mínimos que necesitará el felino para sobrevivir.

Para que un gato recién nacido tenga todas las garantías para poder sobrevivir es muy importante que tome la primera leche materna en las primeras 24-72 horas de vida. Como en los humanos, la primera leche materna de las gatas, llamada también calostro, aporta anticuerpos y potencia las defensas del intestino del gatito recién nacido proporcionándole el soporte inmunitario necesario y favoreciendo una mayor capacidad de crecimiento al felino.

También es importante no separar a los cachorros de la madre demasiado pronto, se recomienda que estén juntos como mínimo los dos primeros meses de vida, porqué probablemente tendrán problemas de adaptación y socialización.

Por ello es muy importante que cuando nos encontremos un gatito o una camada de gatos recién nacidos en la calle, antes de cogerlos o tocarlos estemos muy seguros de que la madre no se está haciendo cargo de ellos. Si estamos del todo seguros que han sido abandonados o están desprotegidos y queremos auxiliarlos deberemos tener en cuenta las siguientes indicaciones para garantizar su supervivencia.

Cómo alimentar al gato recién nacido.

  • No administrarle leche de vaca:

    No administrar al felino recién nacido leche de vaca ni de cualquier otro tipo que no sea la específica para él porqué podríamos provocarle daños intestinales graves pudiendo poner en peligro su vida.

  • Administrarle leche para gatos:

    Es muy importante que alimentemos al gato recién nacido con la leche específica para gatos que nos recomiende nuestro veterinario para evitar los trastornos digestivos que hemos comentado.

  • Consultar con un veterinario:

    Lo mejor y más recomendable es consultar con un veterinario. Sus indicaciones son la mejor garantía de éxito pata el felino

Preparar el entorno y elementos necesarios.

  • Un habitáculo para el pequeñín:

    Una caja de cartón puede servir, pero deberemos tener en cuenta que sea lo suficientemente alta para que no pueda trepar y escaparse, ya que siendo tan pequeño sería peligroso para él.

  • Prendas para taparlo:

    Las prendas nos servirán para taparlo y hacer que esté caliente. Deberemos revisar que siempre estén secas y limpias y cambiarlas cada vez que sea necesario para que el animal no coja frío.

  • Una fuente de calor:

    Es importantísimo mantener con calor constante al gato. De la misma forma que los bebés, los gatos recién nacidos no regular su temperatura corporal hasta aproximadamente la cuarta semana de vida. En condiciones normales, esta función la realiza a madre cuando tiene a los cachorros pegados a su cuerpo. En nuestro caso deberemos proporcionarle este calor mediante un calefactor, mantas, un ambiente cálido, etc. Si el animal pierde el calor corporal puede estar en peligro de muerte.

  • Un biberón:

    gato-bebe

    Durante los primeros días podemos suministrar el alimento al gatito mediante una jeringuilla o un biberón con una tetina muy pequeña para más adelante seguir con un biberón con tetina normal. La leche ya hemos comentado que sólo debe ser la indicada para gatos y debe tener una temperatura de 38ºC. Las tomas deberemos realizarlas cada dos horas aproximadamente durante los primeros días y cada 4 cuando el animal haya ganado un poco de peso. Este punto es muy importante para que el animal pueda sobrevivir y no muera de inanición por lo que vale mucho la pena dejarse aconsejar por un veterinario.

Hay que tener en cuenta.

  • Estimulación:

    Después de cada toma de biberón deberemos estimular con masajes y valiéndonos de nuestros dedos la tripa, el ano y los genitales del gatito para que pueda miccionar y defecar. Para ello podemos utilizar una toalla suave y húmeda y masajear las zonas descritas hasta que el animal orine o defeque.

  • Maullidos:

    Atentos a los maullidos del gatito porqué puede indicarnos que algo no va bien. Estos pueden ser por hambre o frío o porqué se siente solo. En cualquier caso deberemos estar atentos y reaccionar ante sus necesidades.

  • Riesgo de muerte:

    El mayor riesgo de muerte se encuentra entre la segunda y cuarta semana de vida. Si el gatito supera con éxito este tiempo podremos empezar a estar más tranquilos y a partir de la sexta semana de vida empezar a incorporar otro tipo de alimentos.

Cuidar de un animal recién nacido que ha perdido a su madre es una tarea difícil y que requiere mucho sacrificio y además no tiene garantías de éxito si no somos expertos. Si nos encontramos a un animal recién nacido y decidimos adoptarlo es muy importante que lo primero que hagamos sea llevarlo al veterinario y que sigamos las indicaciones que éste nos dé al pie de la letra. El resto es paciencia, perseverancia y pensar en todo momento que estamos salvando una vida.




¿Qué opinas sobre este artículo?

1 Comentario... en "Cómo cuidar a un gato recién nacido"

avatar
900
Sort by:   newest | oldest
Beatriz
Guest

Lindo

wpDiscuz