Raza de perro TERRIER DANDIE DINMONT


TERRIER DANDIE DINMONT

Dandie Dinmont Terrier

Descripción

El Dandie Dinmont Terrier es un perro pequeño y pati-corto, de cuerpo largo y bajo. Su cabeza tiene un cráneo grande, frente ovalada, mandíbula igualmente grande y orejas caídas. Su cola es curvada hacia arriba, semi-erguida y de implantación media. Su pelaje es característico, liso en la parte inferior del cuerpo y duro en la superior, con un penacho de pelo sedoso en la cabeza. Puede ser de color mostaza (canela) o pimienta (gris).

  Origen e historia del TERRIER DANDIE DINMONT

El Dandie Dinmont Terrier es una raza escocesa muy antigua originada a partir de perros que se utilizaban al noroeste de los Scottish Borders, la frontera entre Escocia e Inglaterra en el Siglo XVII para la caza de tejones y nutrias. Se considera que su origen concreto se haya en los perros propiedad de los Allen de Holystone, Northumberland que a principios de 1700 crió perros para cazar nutrias. Del linaje de estos perros, quizá mestizados con algunos teckels, desciende la raza cuya difusión fue eminentemente local desconocida hasta 1814 cuando la novela Guy Mannering de Sir Walter Scott fue publicada. El personaje de Dandie Dinmont tenía dos de estos terriers llamados Pepper y Mustard, y estaba basado en la vida de James Davidson y sus perros. Aún hoy se le considera el padre de la raza moderna. A mitad del Siglo XIX la raza ya era conocida como Dandie Dinmont Terrier y llegó a tener un gran éxito entre las clases altas británicas. Hoy por hoy el Dandie Dimont Terrier es una rareza. Tras la Segunda Guerra Mundial la raza entró en un paulatino declive y en 2006 fue incluida en la lista de Razas nativas vulnerables de la UKC. Sus cifras también han descendido a niveles bajos en Norteamérica.

  Temperamento y comportamiento del TERRIER DANDIE DINMONT

El Dandie Dinmont Terrier fue una raza que tradicionalmente se empleó como perro de caza tanto para el zorro, como para pequeñas presas (nutrias, comadrejas, etc.) bajo tierra o en el agua, a las que perseguía hasta su madriguera, además de ser un buen controlador de ratas y ratones en el patio del establo. Hoy en día es un perro de compañía tranquilo, pacífico y leal. Son sobre todo aptos para la vida rural aunque se adaptan a la vida urbana y pueden vivir en un apartamento de tamaño medio siempre que se le proporcione salidas, juego y actividad de calidad. Adoran la vida libre, el campo y las excursiones y eso les hace especialmente aptos para personas activas.

En familia los Terrier Dandie Dinmont son compañeros equilibrados, obedientes, tranquilos y pacíficos, afectuosos, juguetones y pacientes con los niños y eficaces guardianes de su casa (siempre alertas). Pueden convivir con otras mascotas (siempre que no sean ratones) y son sociables con otros perros. Son de fácil adiestramiento respecto a otros terriers aunque pueden ser tercos y pelean si se les provoca. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo, o solo, puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y bastante ladrador.

  Salud y cuidados del TERRIER DANDIE DINMONT

El Dandie Dinmont Terrier es una raza fuerte y sana que no presenta problemas de salud propios de la raza, además de los comunes a todos los perros, salvo los problemas de espalda como la enfermedad degenerativa del disco (típica de perros de patas cortas).

Respecto a su cuidado no precisa demasiadas atenciones además de aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues si lleva una vida sedentaria puede tender al sobrepeso. Por otro lado, cuando realice actividades en el campo es conveniente inspeccionarle la piel y pelos a fin de controlar eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos, en especial las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras. Tampoco está de más dedicar tiempo a la limpieza regular de orejas, dientes y ojos con el fin de prevenir hongos e infecciones. Por último, para al mantenimiento de su pelaje se requiere un cepillado regular (diario) con peine de cerdas. Igualmente es preferible que se le bañe cada cierto tiempo para mantener su pelaje lustroso.