Abandonados por vacaciones


Según las estadísticas, el abandono de mascotas aumenta en un 20% en verano

A pesar de que cuando acogemos a una mascota en el seno de nuestro hogar la mayoría tenemos en cuenta una serie de principios básicos -como sus necesidades alimentarias, espaciales, afectivas, etcétera- no todos los potenciales dueños actúan con semejante responsabilidad. Su conducta, por desgracia, deriva en problemas de salud y salubridad, abandonos, y otras crueldades impensables para cualquiera que (realmente) ame a su mascota. Además y para acabar de rematar la cuestión, el verano es la época en la que, según las estadísticas, más actos de este tipo se producen, situándose España a la cabeza de los países europeos con mayor tasa de peludos abandonados.

Así, las cifras apuntan a 150 mil “supuestos mejor amigos” dejados en manos del destino cada año; o sea: que los nacionales nos deshacemos cada día de hasta 400 animales de compañía. Una auténtica barbaridad que contrasta con el supuesto sentimiento de afecto que deberían despertar en nosotros las mascotas.

Por qué

Abandonar a un animal con el que hemos convivido; con el que hemos compartido instantes de felicidad y experiencias inigualables, no puede justificarse de ningún modo; pues el punto de partida ya es imperdonable. Cuando adoptamos a un perro o un gato (los más perjudicados) este empieza a formar parte de nuestra familia y, de la misma manera que no se nos pasa por la cabeza acabar con la relación con ninguno de los miembros que la integran subiéndolo al coche y dejándolo bien lejos, tampoco tendría que ocurrírsenos con nuestro compañero “no humano”.

Sin embargo –y por llamarlas de algún modo- existen algunas “razones” por las que tienen lugar estos actos:

  • Falta de empatía y egoísmo.

  • No se esteriliza al animal y se produce una sobrepoblación a la que se es incapaz de sustentar.

  • Fallecimiento del propietario: lo abandona la familia.

  • Se produce un cambio de domicilio y estilo de vida del dueño, que se ve obligado a realizar un viaje largo en el que no puede llevarse a su compañero.

  • El responsable enferma gravemente y le resulta imposible atender a su supuesto amigo.

  • Fin de la temporada de caza: sorprendentemente se hace con el 11% de los ejemplares abandonados.

  • Falta de previsión –en cuanto a las necesidades, coste del animal, tamaño que alcanzará, etcétera-.

  • Problemas de conducta del animal: que no saben cómo solucionarse.

  • Una motivación incorrecta a la hora de adoptar: por ejemplo, decantarse por un cachorrito de ojos dulces y adorables que acabará convirtiéndose en una auténtica máquina de devorar pienso.

  • Ignorancia: el abandono no es una opción. Existen residencias caninas, refugios, protectoras, paseadores y otras alternativas para hacerse cargo del animal.

  • Las vacaciones: sí, por increíble que parezca.

Prevención y soluciones

dog-91237_640

  • A pesar de que la única solución sería conseguir que sólo las personas responsables y empáticas, los que (de verdad) son auténticas amantes de los animales se hiciesen con una mascota, esta premisa resulta bastante ilusoria. En todo caso, lo que podemos hacer es tratar de concienciar a la ciudadanía y de que el gobierno lleve a cabo medidas como la propuesta el año pasado, que estudien prohibir que se exhiban mascotas en los escaparates de las tiendas, aumentar las sanciones y similares.

  • Llevar a cabo programas educativos y divulgativos a través de los medios de comunicación y redes sociales.

  • Censurar públicamente esta clase de actitudes.

  • Fomentar la obligada identificación del peludo en un censo, la colocación del chip y otros. Concienciar a los veterinarios de su importancia.

  • Incrementar el número de casas temporales de acogida, protectoras y refugios, las residencias y semejantes pueden constituir una solución temporal.

  • Evitar la compra y decantarse por animalitos de los citados recintos.

  • Unirse a equipos de voluntarios.

  • Esterilizar al animal: recuerda que, cuanto antes, mejor (las castraciones tempranas resultan menos traumáticas y evitan problemas hormonales).

En todo caso, y si se te ocurren más medidas, no dudes en comentárnoslas para que entre todos los que adoramos a nuestras mascotas y nos escandalicemos ante la citada y lastimera realidad, luchemos contra esta lacra social.

foto-agueda

Águeda A. Llorca Bravo
Periodista y fotógrafa

Abandonados por vacaciones es un consejo para Temas generales, y habla sobre Temas generales.


iLife Aspirador